Skip to main content

VI Jornada mundial de los pobres

By 10 de noviembre de 2022Tema de la semana

El papa Francisco invita a “compartir lo poco que tenemos con quienes no tienen nada, para que ninguno sufra” en su mensaje con motivo de la Jornada Mundial de los Pobres y alienta a  la caridad entendida no como obligación sino “como un signo del amor, tal como lo ha testimoniado el mismo Jesús”. Con estas palabras el Papa nos mueve a la acción, a una solidaridad basada también en la renuncia para ofrecer al otro lo que necesita y alerta sobre una pobreza que mata y otra que salva: “El mensaje de Jesús nos muestra el camino y nos hace descubrir que hay una pobreza que humilla y mata, y hay otra pobreza, la suya, que nos libera y nos hace felices”.

Siete entidades de Córdoba han programado durante esta semana actividades de sensibilización, charlas y encuentros para conseguir ampliar una conciencia canalizada en la atención a los pobres de distintas maneras. Salir al encuentro de los necesitados es un mandato urgente de la Iglesia que en la carta pastoral de inicio de curso del Obispo de Córdoba queda también expresada por monseñor Demetrio Fernández  al recoger la acción de la Diócesis a favor de los pobres bajo el título “No te olvides de los pobres”

Cáritas Diocesana

Cáritas tiene el objetivo la realización de la acción caritativa y social de la Iglesia. Promueve el desarrollo integral de las personas, especialmente de los más pobres y excluidos

Cumpliéndose este año la sexta edición de esta Jornada, el Papa Francisco nos vuelve a invitar, justo al final del año litúrgico (en el domingo anterior a Cristo Rey), a poner en el centro de nuestra mirada pastoral a los pobres, con el lema «Jesucristo se hizo pobre por vosotros». Como nos recuerda una y otra vez el Papa, la preocupación de toda la Iglesia y de cada uno de nosotros, incluida Cáritas, por los pobres y los que sufren, es nuestra fe en Cristo pobre, de donde nace la opción preferencial por los más pobres y vulnerables de nuestro mundo. Es por ello que, desde cada una de nuestras Cáritas Parroquiales, queremos vivir esta Jornada Mundial de los Pobres como una llamada, en primer lugar, a la conversión. Estamos llamados a poner nuestra mirada en los hermanos empobrecidos, en los últimos y no atendidos, a los que nadie quiere y son descartados, sabiendo que en ellos encontramos la presencia misteriosa del Señor, que quiere ser servido en sus necesidades concretas, con una espiritualidad profundamente eucarística. En segundo lugar, consideramos que esta Jornada debe invitarnos a contemplar nuestras propias pobrezas, conscientes de que el camino lo hacemos juntos, acompañándonos unos a otros, desde la fraternidad universal. Y por último, esta Jornada es ocasión de hacer ver a la sociedad en la que vivimos que es una grave ofensa a la justicia que tantos hermanos nuestros, conciudadanos como todos, sufran continuamente la vulneración de sus derechos fundamentales. Por todo ello, animamos a todos, especialmente a nuestras comunidades cristianas, a vivir con intensidad esta semana en la que la Iglesia celebra la Jornada Mundial de los Pobres y hacerlo con espíritu de cercanía, acogida y acompañamiento a las personas que sufren cualquier situación de pobreza, exclusión o vulnerabilidad. No olvidemos, ahora que estamos en noviembre, que algún día será el Señor quien, si pudimos acogerle en el “disfraz” de los pobres, nos llame por nuestro nombre para decirnos: “Venid, benditos de mi Padre… A mí me lo hicisteis”.

“Esta Jornada debe invitarnos a contemplar nuestras propias pobrezas”

SALVADOR RUIZ PINO

Director de Cáritas Diocesana de Córdoba

Proyecto La Maleta de Luisa

Adoratrices, “Fuente de Vida”

Proyecto La Maleta de Luisa. Proyecto destinado a jóvenes. Su promotor es el sacerdote Miguel David Pozo y se desarrolla en su parroquia, Santa Luisa de Marillac. Cuenta con el apoyo Cáritas Diocesana.

Obvio que hay una distancia entre quienes desde la misión y la vocación trabajamos para el necesitado y los que esperan de nosotros el cuidado continuo desde amor.

Creemos que hacerlo desde la naturalidad, sin posicionarnos en un peldaño distinto  -el de arriba por lo general-   al de aquéllos que ayudamos, pueda hacer posible que lenguaje de las  obras  llegue con más nitidez a los bienaventurados que sufren por pobreza.

La jornada mundial del pobre es un reto pues pretende borrar distancias y hacer mesa y fiesta, oración y familiaridad uniendo dos mundos: el que ayuda y a los que ayudan para recordar que no son distintos, sino único. Se llama Iglesia.

En Santa Luisa de Marillac el reto tiene sonido de “segundero” cuyo tic-tac del día es un clamor con voz de niño, lamento de padres y música estridente de juventud que no encuentra el ritmo apropiado.

Esta jornada nos alienta a no bajar el ritmo de la esperanza y el servicio desde la misericordia, recordando que la naturalidad difumina una distancia que nunca debe existir pues quienes viven la pobreza tienen el rostro del Dios al que amamos: nuestro Padre común.

“Que la naturalidad difumine la distancia”

MIGUEL DAVID POZO

Párroco de Santa Luisa de Marillac

Adoratrices, programa “Fuente de Vida”. Dedicada a Promover y liberar a la mujer marginada y explotada por la prostitución o víctima de otras situaciones que la esclavizan

Desde Adoratrices Córdoba, nos sumamos a estos actos en conmemoración a este día 13 de noviembre, VI Jornada Mundial de los pobres siguiendo los pasos de nuestra Fundadora Santa Maria Micaela, que desde muy joven destacaba en ella una entrega generosa para ayudar a los más necesitados y fundamentalmente con la misión de Promover y liberar a la mujer marginada y explotada por la prostitución o víctima de otras situaciones que la esclavizan y al mismo tiempo ofrecerla la posibilidad de un proceso de integración en la sociedad de la que es parte activa.

Para entidad de Adoratrices en Córdoba, es muy importante participar junto a las mujeres y menores que se atienden cada año en estas jornadas con el fin de sensibilizar a la sociedad cordobesa. El perfil de atención son mujeres gestantes y madres con hijos, víctimas de distintas situaciones de vulnerabilidad social, pero la idea es poder compartir como iguales, que no se sientan señaladas por su situación económica y que, en estos actos de encuentro común, con profesionales, personal voluntario y con las propias mujeres y sus hijos así sea visto en la sociedad. Es fundamental para seguir promoviendo la igualdad y la generosidad entre todos los seres humanos.

“Nuestra misión es Promover y liberar a la mujer marginada y explotada por la prostitución”

ESMERALDA PINO

Directora Obra Social Fuente de Vida/ Adoratrices Córdoba y Herminia Flores (superiora Comunidad de Córdoba)

Pastoral Penitenciaria

El objetivo es llevar la paz y serenidad de Cristo resucitado a quienes están privados de libertad, trabajar para evitar el ingreso en prisión, y ofrecer caminos de reinserción para que el preso pueda normalizar su vida en libertad.

La Jornada Mundial de los Pobres, creada por el Papa Francisco, es una ocasión para hacer visible la terrible realidad de la pobreza y la marginalidad que viven, desgraciadamente cada vez más muchas personas en nuestra sociedad del bienestar.

También es la ocasión para preguntarnos si estamos haciendo lo posible para erradicar esta lacra de la pobreza, al mismo tiempo que una invitación a intentar compartir y vivir qué sienten estas personas y qué necesitan para superar su situación personal y familiar de marginación social.

La Pastoral Penitenciaria se dirige a un colectivo particularmente significativo, pues a la marginación de la pobreza se añade otra, más estigmatizadora aún, que es la delincuencia.

Queremos, con nuestra presencia en prisión, por una parte ser portadores del mensaje de que sólo Cristo puede cambiar el corazón y desatar las cadenas que atan a la violencia a cuantos, desde un ambiente marginal, buscan la solución equivocada e ineficaz para solucionar su vida. Al mismo tiempo, queremos hacer comprender a la sociedad que, si queremos ir disminuyendo el mundo de la delincuencia, debemos apostar más con mejores medios por la educación en valores, por el acceso a un trabajo digno y suficientemente remunerado. No son pocos los casos en los que hemos sido testigos de la reinserción de aquellos que han tenido la suerte de encontrar quienes les acompañen en una vida nueva, fundada esta vez sobre la honestidad, la empatía, la justicia y la verdad, con la satisfacción haber encontrado algo que aportar a la sociedad, desde la realización personal y laboral.

“Es la ocasión para preguntarnos si estamos haciendo lo posible para erradicar esta lacra de la pobreza”

JOSÉ ANTONIO ROJAS MORIANA

director del Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria

Fundación Prolibertas

Fundación Estrella Azahara

Lucha contra la marginación y exclusión social, atendiendo y ayudando a todo tipo de personas que, sin distinción o discriminación alguna, dentro o fuera del territorio nacional, padezcan algún tipo de necesidad

Fundación Prolibertas, como entidad que forma parte de la Familia Trinitaria, se une a la celebración eclesial de la “Jornada Mundial de los Pobres”. Esta Jornada debe hacernos reflexionar sobre la necesidad de una Iglesia de los Pobres entre los Pobres, comprometida con las personas que sufren exclusión y con la denuncia de las causas que provocan la injusticia y la desigualdad.

“Reflexionar sobre la necesidad de una Iglesia de los Pobres entre los Pobres”

EDUARDO GARCÍA

Delegado de la Fundación Prolibertas en Córdoba

La pedagogía lasaliana identifica las necesidades y actúa en equipo en la mejora integral de la persona

Para nosotros la celebración de la Jornada Mundial por los pobres no es sino una oportunidad de gracia, para hacer un examen de conciencia personal, para hacernos muchas preguntas y para ayudarnos a reflexionar sobre nuestro estilo de vida y sobre tantas pobrezas del momento presente.

 

Porqué pobreza no es lo mismo que misera, y la capacidad de ser solidario es uno de los frutos de la pobreza. Cuando hay mucha riqueza uno se olvida de ser solidario porque está acostumbrado a que no le falte nada por lo que no podemos quedarnos de brazos cruzados esperando a ver como pasa por delante nuestra. Porque la pobreza es consecuencia de la acción humana y, por lo tanto, es importante que como seres cristianos sepamos acompañar, estar al lado de quien la sufre, escuchar, convivir con ella. Es fundamental entender cómo se sienten, qué perciben y qué deseos tienen en el corazón. Tan sencillo y tan difícil como aprender a compartir.

“Tan sencillo y tan difícil como aprender a compartir”

JUAN NIETO MORALES

Presidente de la Asociación Estrella Azahara

Fundación don Bosco

Organización salesiana trasformadora de la sociedad y reconocida por su capacidad de denuncia y la defensa de la justicia social

Para la Fundación Don Bosco, la Jornada Mundial de los Pobres significa una provocación para hacer visible una realidad con la que convivimos, que está entre nosotros. Un movimiento que nos da la oportunidad de hacer que el entorno más cercano, en el que convivimos y desarrollamos nuestro trabajo diario, pueda reflexionar sobre el estilo de vida de este mundo teóricamente desarrollado y sobre las necesidades más básicas y fundamentales de las que carecen personas de nuestro entorno.

De igual modo, también es la gran oportunidad para todas las entidades que luchamos a diario con todos los recursos posibles para combatir esta realidad, para dar esperanzas y transformar realidades, acompañando a estas personas que no tienen nada material a lo que agarrarse, para hacer visible nuestra labor, para conseguir que la sociedad sea consciente y altamente sensible con esta situación, y que todos juntos, demostremos que la pobreza es un efecto de todos y su erradicación, una responsabilidad común de la sociedad, de las Entidades, las Instituciones Públicas y en definitiva, de todos los agentes sociales.

En palabras del Papa Francisco: “La pobreza que mata es la miseria, hija de la injusticia, la explotación, la violencia y la injusta distribución de los recursos. Es una pobreza desesperada, sin futuro, porque la impone la cultura del descarte que no ofrece perspectivas ni salidas.” La Fundación Don Bosco quiere ser una oportunidad para la juventud “descartada” de hoy, que son presente y futuro de una sociedad en la que nadie debe quedar atrás si queremos que sea construida con los mimbres del Reino de Dios.

“La pobreza es un efecto de todos y su erradicación, una responsabilidad común de la sociedad”

ANTONIO HERRERA

Director Territorial de la Fundación Don Bosco

Una jornada para compartir con los que no tienen nada

La VI Jornada Mundial de los Pobres en la Diócesis está trayendo consigo numerosas actividades en estos días de la mano de las entidades que en Córdoba tienen su acción social centrada en las personas más vulnerables como Cáritas Diocesana, Fundación Don Bosco, Asociación Estrella Azahara, Pastoral Penitenciaria, Adoratrices “Fuente de Vida”, Parroquia Santa Luisa de Marillac y Fundación Prolibertas. Todas ellas han sumado sus esfuerzos para movilizar a las comunidades cristianas y a toda la sociedad en distintos actos como el que acogió el pasado lunes, 7 de noviembre, la parroquia de Ntra. Sra. de la Fuensanta de Córdoba donde tuvo lugar una merienda compartida y un rato de oración para cumplir así con la invitación del Papa Francisco de “compartir lo poco que tenemos con quienes no tienen nada, para que ninguno sufra”. El Pontífice recordó en su mensaje que «la caridad no es una obligación sino un signo del amor, tal como lo ha testimoniado el mismo Jesús” y eso fue lo que se vivió en la parroquia Santuario Ntra. Sra. de la Fuensanta.