Skip to main content

Una experiencia de Iglesia Diocesana

By 3 de febrero de 2022Tema de la semana

Cronología del Sínodo

La invitación al camino sinodal se hizo presente en octubre con el envío a toda la Diócesis de la “Guía de trabajo del Documento Preparatorio del Sínodo”, antes,  en el contexto de la formación permanente, el profesor Dario Vitali aseguraba que “El fruto más precioso de los Sínodos celebrados en la Iglesia es la conciencia de saber que la Sinodalidad es algo que define a la Iglesia, es una dimensión que le pertenece íntimamente, lo mismo que ser jerárquica. No hay contradicción entre las dos dimensiones, porque, como dice el Concilio, la Iglesia es el Pueblo de Dios bajo la autoridad de los obispos.”

Tras los primeros pasos, en octubre del pasado año, se presentan las conclusiones del Consejo Presbiteral y al Consejo de Laicos  junto al material propio para el trabajo del “Documento Preparatorio” por parte de los laicos. El 17 de octubre quedó abierta la fase diocesana del Sínodo durante la eucaristía presidida por el Obispo de Córdoba en la Catedral. Desde ese momento se han constituido grupos parroquiales para trabajar el documento Preparatorio del Sínodo. El diálogo ha prendido, también las ganas de expresarnos.

LOS TIEMPOS DEL GRAN ENCUENTRO SINODAL DIOCESANO

9,00 h.

Acogida

10,00 h.

Oración con Exposición del Stmo. Sacramento

10,45 h.

Intervención del Sr. Obispo

11,00 h.

Presentación del Trabajo de los Itinerarios

11,45 h.

Descanso

12,15 h.

Trabajo por Grupos en las diferentes líneas de los itinerarios

13,30 h.

Conclusiones

14,30 h.

Comida. Cada uno lleva la suya, aunque hay posibilidad de adquirirla en el catering del Colegio

16,00 h.

Concierto de Música católica contemporánea

¿Cuál es la situación actual?¿Qué propuestas concretas podemos hacer para la Iglesia y para nuestra Diócesis?

Itinerarios

Cuatro caminos para concretar la misión y la vocación bajo la guía de sus pastores

El Gran Encuentro Sinodal Diocesano se articula en cuatro áreas de encuentro y trabajo con idéntica mecánica. Los inscritos, a través de formulario, reservan su plaza en  uno de los cuatro  itinerarios: Primer Anuncio, Acompañamiento, Procesos Formativos y Presencia y Vida Pública. La adaptación de la organización del Congreso Nacional de Laicos de febrero de 2020 al Sínodo 2021-2023 propicia una dinámica de reflexión conjunta que parte con una presentación-ponencia para promover la escucha y el diálogo entre los participantes. Con el contenido generado en cada línea, cada grupo genera su conclusión a raíz de dos preguntas (¿Cuál es la situación actual?¿Qué propuestas concretas podemos hacer para la Iglesia y para nuestra Diócesis?).  Las reflexiones de las líneas serán sintetizadas y se harán públicas ese día en Córdoba y elevadas a la Conferencia Episcopal Española antes del 15 de agosto. Las conclusiones del 26 de marzo se unen a las del Consejo de Presbiteral y el Consejo de laicos.  El Obispo de Córdoba nos prepara para este encuentro con el “objetivo de la participación para que, sobre todo, tengamos una experiencia de Iglesia Diocesana. Estamos todos implicados”.

¿Qué es sinodalidad?

No es una moda:

Iglesia y Sínodo son SINÓNIMOS (s. Juan Crisóstomo) Todos somos compañeros de camino, activos en la corresponsabilidad de la evangelización. En virtud del Bautismo todos somos synodoi (Syn-odos, caminar juntos), nos apoyamos mutuamente experimentando ser un solo pueblo de Dios. Hacemos el camino dirigidos por la esperanza.

Más que una democracia:

El camino sinodal no lo marcan las mayorías. Somos Iglesia dinámica que se extiende por los caminos de la historia en la diversidad de su unión. En ella todos somos actores protagonistas con diferentes papeles. “La elaboración es competencias de todos, la decisión es responsabilidad de los ministros”. (Comisión Teológica Internacional).

Es un acontecimiento del Espíritu Santo:

“Sínodo” es una palabra muy antigua y venerada por la Tradición de la Iglesia, asociada a la con los contenidos más profundos de la Revelación. Nos obliga a preguntarnos ¿qué le está pidiendo el Espíritu Santo a la Iglesia?. Nuestra fe es la misma, pero es diferente la expresión su expresión en cada contexto histórico.

Es Escucha:

Escucharnos unos a otros. La escucha mutua significa salir a descubrir al otro y descubrirlo en su riqueza. Escucharnos unos a otros y escuchar juntos al Espíritu Santo es hacer camino sinodal.

Es conversación:

Conversar significa interacción entre dos o más personas para construir. Supone abandonar nuestras confortables certezas para entregarnos a la riqueza que nos aportan los demás. Exige abandonar el individualismo y la autorreferenialidad.

Primer anuncio

Este itinerario responde a la misión nuclear de la Iglesia. Recibir ese anuncio es el la apertura a la vida cristiana. La vida cristiana se compone de un encuentro diario con Dios. Es un estilo de vida que sirve de partida para la reflexión y el debate en sus cuatro líneas para encontrar experiencias comunes que nos impulsen, compartir experiencias que actualicen nuestra presencia en el mundo y explorar caminos de diálogo con los alejados.

Líneas

  • El primer anuncio a las personas alejadas.
  • El primer anuncio en la catequesis pre-sacramental y en el despertar religioso en la familia.
  • El primer anuncio a los jóvenes
  • El primer anuncio en la religiosidad popular

Acompañamiento

El cristiano está llamado a combatir la individualidad. Nuestra vocación es constituir Pueblo de Dios y todos somos corresponsables de general cultura de acompañamiento. No es posible un crecimiento en la fe sin la ayuda de muchos testigos que nos ayuden a la conexión. Acompañar una relación de encuentro entre personas es tarea de la Iglesia, porque somos seres comunitarios, somos acompañantes y acompañados.

Líneas

  • Acompañamiento a los novios y matrimonios
  • El acompañamiento en situaciones de sufrimiento y precariedad
  • Acompañamiento y discernimiento vocacional
  • El acompañamiento en la iniciación cristiana y tras recibir los sacramentos

Procesos formativos

Es urgente para ser Iglesia sinodal comprobar nuestros niveles de formación, más allá de la preparación a los sacramentos. Este itinerario presenta las posibilidades de formación para que siendo personas adultas en la fe nos integremos en unidad de vida. Las líneas de este itinerario abren el diálogo sobre la manera de incluir formación cristiana en la formación general de la persona y está dirigido a preguntarse el sentido de la formación en toda la vida cristiana, también sobre su calidad  y abundancia.

Líneas

  • Una formación para toda la vida: itinerarios desde la infancia hasta la vida adulta
  • Una formación integral en la enseñanza en todas sus etapas
  • La formación Teológica y en Ciencias Religiosas, con especial referencia a la Doctrina Social de la Iglesia
  • La formación de los formadores y acompañantes

Presencia en la Vida Pública

El itinerario es recuperar la dimensión social como verificación de la propia vocación e impulsar que nuestras comunidades sean Iglesia en salida. Promover la dignidad de la persona en la acción caritativa y social y reforzare el compromiso con el mundo del trabajo y en el ámbito del trabajo, la comunicación social, la política y la economía es objeto de conversación en las líneas de este itinerario. Un camino de diálogo que exige preguntarnos ¿para quien soy yo?

Líneas

  • Evangelizar desde la cultura y los medios de comunicación
  • La acción caritativa y social
  • El compromiso con el mundo del trabajo
  • El compromiso en la política y la economía

Grupos reservados. Fecha tope el 13 de febrero. 15 de febrero se hace la inscripción con las 150 y las que no se hayan completado. Niños no hay restricciones para ellos. UNA PERSONA, UNA INSCRIPCIÓN.