Skip to main content

«Sacerdotes al servicio de una Iglesia en camino»

By 18 de marzo de 2022Tema de la semana

El lema del Día del Seminario 2022, «Sacerdotes al servicio de una Iglesia en camino», se inspira en el proceso sinodal en el que está inmersa la Iglesia. Así se explica en la reflexión teológica que se incluye entre los materiales editados por la Conferencia Episcopal Española, donde se matiza que «el Sínodo universal en el que nos encontramos nos hace a todos ponernos en camino juntos».

Junto al Sínodo, dos palabras: sacerdotes y servicio. Sacerdotes, en plural, «recordándonos el sentido del seminario y llamándonos a acrecentar nuestra fraternidad. Los sacerdotes no han sido  llamados para estar solos. El seminario les enseña la importancia de la comunidad y la necesidad de vivir una sana fraternidad».

Además se presenta la vocación sacerdotal como servicio. En el seminario, «los seminaristas aprenden a vivir el servicio y a servir a los hermanos, como parte integrante y fundamental de la vocación. Los intereses egoístas y el provecho propio han de desterrarse y deben dejar lugar al desarrollo de una vocación recibida para ser entregada. Solo desde la entrega la vocación recibe todo su sentido».

Así lo han testificado durante estos días los seminaristas de la diócesis de Córdoba, quienes se han dispuesto a recorrer parroquias, colegios y grupos de fieles para ofrecer su testimonio, con el deseo de hacer presente la importancia de la llamada de Dios para los niños y jóvenes y dar a conocer cómo es la vida en el Seminario.

En total, el Seminario Mayor cuenta con 33 seminaristas, el Menor con 12 y el Redemptoris Mater con 11. Ellos mismos se han volcado estos días en la Campaña del Día del Seminario invitando además a los fieles a rezar para que nunca falten las vocaciones al sacerdocio y podamos tener santos sacerdotes en el futuro para la diócesis de Córdoba.

Qué es el Seminario, la vocación personal de cada uno, las alegrías, dificultades y necesidades de los seminarios, han sido algunas de las cuestiones expuestas por los seminaristas ante las comunidades de fieles, el testimonio de una vida entregada en el servicio para infundir ánimos en el corazón de los jóvenes o el deseo de entregarse por completo a una tarea apasionante.

Mirar al Seminario

Esta jornada supone además una mirada al Seminario, un lugar para acompañar a los jóvenes llamados por Dios para ser sacerdotes, ayudándolos en el discernimiento de su vocación y formándolos para servir al pueblo de Dios.

El Día del Seminario es ocasión para que todo el pueblo de Dios sepamos dar gracias por las vocaciones sacerdotales y podamos pedir al dueño de la mies que envíe obreros a su mies. “Necesitamos sacerdotes, necesitamos más sacerdotes, necesitamos sacerdotes según el corazón de Cristo, que prolonguen su presencia hoy entre los hombres y ayuden a los fieles cristianos a caminar hacia el Señor. Necesitamos sacerdotes en medio del Pueblo de Dios que celebren la Eucaristía, que administren el perdón de Dios, que acompañen y aconsejen a niños, jóvenes y adultos, que estimulen la caridad cristiana a todos los niveles. El sacerdote es una pieza insustituible en la comunidad cristiana fundada por Jesucristo, en su Iglesia”, afirma el obispo de Córdoba en su carta semanal dedicada al Día del Seminario 2022.

Monseñor Demetrio Fernández añade en su misiva que “si el sacerdote está al servicio de una Iglesia en camino, es momento de que todos los caminantes reconozcan esta compañía, este acompañamiento de Jesús en nuestro caminar. Él nos explica las Escrituras y parte para nosotros el Pan. Él prolonga su presencia y su acompañamiento entre nosotros por medio del sacerdote especialmente, al que constituye su ministro por el sacramento del Orden”.

La Campaña del Día del Seminario viene a recordarnos a todos que en nuestra diócesis de Córdoba tenemos hoy un total de 60 seminaristas. “Ellos necesitan nuestro apoyo, nuestra oración, nuestra limosna, nuestro reconocimiento. Este año para junio podré ordenar 5 nuevos presbíteros para nuestra diócesis, y le damos gracias a Dios por esta cosecha siempre grata. Pero necesitamos más sacerdotes”, asegura el pastor de la Diócesis.

Como reza el lema para el Día del Seminario, el camino sinodal en el que estamos sumergidos como Iglesia diocesana y universal, es un camino para recorrer juntos, en grupo, en comunidad, en parroquia, en Iglesia. Y en esa Iglesia en camino todos tenemos nuestro lugar, nuestra vocación y nuestra misión. En este sentido, como afirma el Obispo, “el sacerdote debe reconocer y alentar la vocación y la misión de todos y cada uno de los demás miembros del Pueblo de Dios, como el padre de familia alienta la vida de todos los miembros de la familia”.

ORACIÓN

Oh, Señor, que guiaste a tu pueblo por el desierto a la tierra prometida; tú llamaste a los discípulos y caminaste con ellos anunciando el Evangelio y los condujiste a Jerusalén, para que, a través de tu pasión y muerte, conocieran la gloria de tu resurrección.

Ahora, que acompañas a tu Iglesia, peregrina en el mundo, te pedimos que envíes sacerdotes que caminen hoy junto a aquellos que convocas en tu Iglesia; que nos fortalezcan y consuelen con la unción del Espíritu Santo; que nos animen e iluminen con la predicación de tu Palabra; que nos alimenten y sostengan con la celebración de la eucaristía y la entrega de su propia vida.
Amén