Skip to main content
NÚMERO 873 • 10 DE MARZO DE 2024

OBRA SOCIAL DE LA ARCHICOFRADÍA
DE NUESTRA SEÑORA DE ARACELI

Una obra social
con sabor a Pascua

CELEBRACIÓN DE SAN JOSÉ • LA DIÓCESIS PREPARA LA CAMPAÑA DEL DÍA DEL SEMINARIO

APUNTES

Cursillo prematrimonial en Benamejí

Un grupo de parejas realizó el fin de semana pasado el cursillo intensivo prematrimonial en la parroquia de la Inmaculada Concepción.

Partido de fútbol solidario con la Obra Social “Hermano Bonifacio”

El Córdoba CF disputará el 10 de marzo un partido contra el Atlético Baleares que tendrá carácter solidario para dar visibilidad y sumar recursos a la Obra Social “Hermano Bonifacio” del Hospital San Juan de Dios de Córdoba.

Celebrado un nuevo Círculo de Silencio

La Delegación de Migraciones celebró, como cada último jueves del mes, un nuevo Círculo de Silencio el 29 de febrero, en el Bulevar Gran Capitán.

Celebrado el preseminario de Cuaresma

Tuvo lugar el fin de semana pasado en el Seminario Menor “San Pelagio” y durante el mismo los seminaristas y jóvenes participantes se han preparado para la Pascua.

AGENDA

SÁBADO, 9 DE MARZO • La Hermandad de la Merced y la Pastoral Penitenciaria ofrecerán la representación de “Pasión de la Merced”, el Vía Crucis realizado por un interno de la prisión, en el centro penitenciario, a las 17:30 horas. • Convivencia de Hakuna, a partir de las 10:00 horas, en la Casa de San Pablo, perteneciente al Movimiento de Cursillos de Cristiandad. • El Obispo preside la celebración eucarística por el 75 aniversario de la parroquia de las Santas Margaritas, a las 19:00 horas.

DOMINGO, 10 DE MARZO • El Obispo preside la celebración eucarística por el 50 aniversario de la parroquia de Santa Isabel de Hungría, a las 18:00 horas.

LUNES, 11 DE MARZO • El Obispo participa en una tanda de ejercicios espirituales hasta el día 16.

VOZ DEL PASTOR

«Caminemos en una vida nueva» (Rm 6,4)

24 HORAS PARA EL SEÑOR, 8-9 marzo

QUERIDOS HERMANOS Y HERMANAS:

Desde el comienzo de su pontificado, el Papa Francisco nos ha propuesta la iniciativa de dedicar 24 horas para el Señor en el corazón de la Cuaresma, como preparación para la Pascua. Suele celebrarse en las vísperas del IV domingo de Cuaresma, domingo de la alegría cristiana. Este año en marzo desde la tarde del viernes 8 hasta la tarde de sábado 9.

Consta normalmente de una vigilia de oración, centrada en la misericordia de Dios, que nos invita al arrepentimiento, y en la respuesta por nuestra parte de acercarnos al sacramento del perdón y hacernos transmisores de nuestro perdón a los demás. En esas 24 horas se recomienda la adoración permanente del Santísimo Sacramento y la mayor disponibilidad del sacerdote para oir confesiones durante las 24 horas o señalando horas concretas.

En el camino de la conversión, el punto de partida nunca es machacar nuestra conciencia a base de exámenes exhaustivos, que nos pueden conducir al desaliento. Somos pecadores, eso no es ninguna novedad. Por desgracia, lo experimentamos continuamente. La novedad está en el anuncio de la misericordia de Dios, para ser contemplada detenidamente. “Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por los pecados, nos ha resucitado con Cristo Jesús, nos ha sentado en el cielo con él” (Ef 2,4). He aquí la gran novedad en la que apenas nos detenemos: Dios nos ama, aún siendo pecadores. Y nos ama para convertirnos en hijos suyos, para perdonarnos, para hacer que caminemos en una vida nueva.

La adoración eucarística de estas 24 horas para el Señor quiere acercarnos a Jesús sacramentado, vivo, cercano, fresco, para mantener con él un diálogo de amor, que comienza por el silencio, por la escucha de la Palabra de Dios, con cuya luz nuestra vida es vista por contraste como una vida pecadora. Contemplando el amor de Dios, y cuanto más lo contemplamos, más afloran nuestros pecados como negativa de esa vida nueva que Dios nos ofrece en Jesucristo. Pero ya en la perspectiva de pecadores perdonados, y eso arroja una luz nueva sobre nuestra conciencia.

Los objetivos, por tanto, de estas 24 horas son acercarse a Jesucristo, captar el amor inmenso que nos tiene, y abrir nuestros corazones al perdón que nos ofrece. Ese perdón no sólo olvida nuestros pecados, sino que nos introduce en una vida nueva, la vida de hijos de Dios. Sólo así, siendo nuevos por la gracia concedida, podemos ir hacia los demás con actitudes nuevas, como es la del perdón gratuitamente ofrecido a los demás. El perdón a los que nos han ofendido no brota espontáneo de nuestro corazón humano, a no ser que ese corazón nuestro sea renovado por una vida nueva.

El tiempo de cuaresma es tiempo de renovación profunda, y todo empieza con la mirada a Cristo, el Hijo que el Padre nos ha dado en una sobreabundancia de amor. “Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna” (Jn 3,15).

Os invito, queridos sacerdotes, a celebrar estas 24 horas para el Señor en torno al domingo de la alegría cristiana en todas las parroquias. Esa alegría brota de la certeza y la experiencia de un amor que nos hace nuevos, que nos perdona nuestros pecados. La alegría que nos lleva a perdonar de corazón a los que nos han ofendido. Os invito, queridos fieles, a participar en esta jornada, garantizando los turnos de adoración y acudiendo al sacramento del perdón. En comunión con el Papa Francisco, nos vamos preparando para la Pascua que se acerca.

Recibid mi afecto y mi bendición:

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

OBRA SOCIAL DE LA ARCHICOFRADÍA DE NUESTRA SEÑORA DE ARACELI

Una obra social con sabor a Pascua

En Lucena, el nombre de la Archicofradía de Nuestra Señora de Araceli está tan unida a la ciudad que nadie entiende su dinámica social sin su constante entrega a las necesidades de los vecinos menos favorecidos. Esta labor social se extiende al Centro de Orientación Familiar “San Juan Pablo II”, surgido de la demanda creciente de personas que necesitan apoyo más allá de un sustento. A estos dos aspectos ha dedicado en los últimos cuatro años parte de obra social, materializada en el Comedor Social Virgen de Araceli, que durante los meses de confinamiento durante la pandemia llegó a atender a 130 personas a diario.

Seguir leyendo
LIBRERÍA DIOCESANA

Cómo confesarse bien

Francisco Luna Luca de Tena

Ediciones Palabra

Dios, cuando nos confesamos, nos comprende y nos da un cariñoso cachete para que entendamos que nos quiere como somos.

«Hay más alegría por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan penitencia», dice Jesús en el Evangelio. Cuando nos confesamos, Dios se alegra porque es nuestro Padre y nosotros sus hijos. Así lo explica Francisco Luna y Luca de Tena en este libro, recomendable para este tiempo de Cuaresma y de conversión.

El libro está disponible en la Librería Diocesana. Puede realizar su pedido a través del correo electrónico libreria@diocesisdecordoba.es o a través de WhatsApp 655 156 557.

AL TRASLUZ

ANTONIO GIL. Sacerdote

“7 retos” de la nueva cúpula episcopal

El evangelio del cuarto domingo de Cuaresma nos presenta a Jesucristo como “Luz”: «Vino la luz al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz» (Juan 3,19). Y los recién elegidos presidente y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Argüello y monseñor Cobo, nos exponen los retos que tiene la Iglesia por delante en esta hora.

He aquí los “Siete retos” señalados por la nueva cúpula episcopal:

  1. “Tenemos el reto de descubrir las grandes luces que hay en nuestro mundo, sin enfrentamientos ni condenas”.
  2. “Tenemos que revitalizar el laicado, proponiendo el gran tesoro que es la presencia de Jesús”.
  3. “Tenemos que dar a conocer la misericordia de Dios”.
  4. “Tenemos que desvelar la presencia de Dios entre nosotros y comunicárselo amablemente a nuestra gente”.
  5. “Tenemos que descubrir los rostros concretos de los más desfavorecidos y los más vulnerables, que son el rostro más vivo de Jesucristo”.
  6. “Tenemos que tender puentes a través de encuentros cercanos y diálogos cordiales”.
  7. “Tenemos que crear comunión también hacia dentro de la Iglesia, función fundamental de la Conferencia Episcopal”.

Tanto monseñor Argüello como monseñor Cobo, nos han invitado a “escuchar los latidos de nuestros contemporáneos, en el marco de la amabilidad y del consenso”. Sus palabras han «aromatizado la Cuaresma».