Skip to main content
NÚMERO 867 • 28 DE ENERO DE 2024

VÍRGENES
CONSAGRADAS

Imagen de la Iglesia,
esposa de Cristo

JORNADA DE LA
VIDA CONSAGRADA

MONSEÑOR DEMETRIO FERNÁNDEZ: CINCUENTA AÑOS DE SACERDOCIO

APUNTES

Visita de alumnos de educación especial

En la mañana del lunes, 22 de enero, el alumnado de educación especial de la Fundación Santos Mártires de Córdoba visitó el Obispado de Córdoba y fueron recibidos por el Obispo.

Confirmaciones en Fernán Núñez

El pasado domingo, 21 de enero, recibieron el Sacramento de la Confirmación un grupo de fieles de la parroquia de Santa Marina de Aguas Santas de Fernán Núñez, de manos del Vicario de la Campiña.

El sacerdote Antonio Gil presenta su libro “Palabras en mi Jardín”

El acto tuvo lugar el viernes, 19 de enero, en el Club Alcorce y Juan José Primo Jurado, director del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, fue el encargado de la presentación del mismo.

AGENDA

SÁBADO, 27 DE ENERO • Encuentro de jóvenes cofrades en Lucena, a las 10:00 horas.

DOMINGO, 28 DE ENERO • La misa dominical de la Santa Iglesia Catedral será retransmitida en directo por 13TV y asistirán fieles del arciprestazgo de Priego de Córdoba. • Por la tarde, el Obispo continúa su Visita pastoral en El Tejar.

LUNES, 29 DE ENERO • Asamblea de los Obispos del Sur de España, en la casa de espiritualidad San Antonio.

JUEVES, 1 DE FEBRERO • Reunión del Consejo de Arciprestes, en el Obispado, a las 10:30 horas.

VOZ DEL PASTOR

Jesús vence al Maligno, al demonio

QUERIDOS HERMANOS Y HERMANAS:

Jesús se enfrenta directamente con el demonio en distintas ocasiones, y lo vence. Podríamos decir que una de sus principales tareas en el anuncio del Reino es traer la salvación al hombre, que vive esclavizado y enredado. El pecado hace al hombre frágil y vulnerable, y el demonio aprovecha esa debilidad del hombre para engañarlo, haciéndole ver como bueno lo que es malo, enredándole con adicciones y afectos desordenados. Verdaderamente, el demonio busca continuamente arruinar al hombre. Y la salvación que Jesucristo nos trae incluye desenmascarar al enemigo, luchar directamente contra él, y vencerlo.

Así aparece en el evangelio de este domingo. Un hombre con un espíritu inmundo grita contra Jesús, insultándolo y confesando quién es Jesús –el Santo de Dios- para echárselo en cara, para despreciarlo. Jesús reacciona directamente y le dice con energía: “Cállate y sal de él”. El espíritu inmundo lo retorció violentamente y, dando un grito muy fuerte, salió de él.

En nuestros días hay quien se permite el lujo de negar la existencia del demonio. Explican estos fenómenos evangélicos como enfermedades del hombre o como formas de expresar una lucha contra el mal anónimo. Sin embargo, advierten los entendidos que una de las victorias del demonio en nuestro tiempo es la de hacernos creer que no existe, y así él puede actuar a sus anchas, camuflado de mil maneras.

En el evangelio, la acción directa de Jesús contra Satanás es evidente y continua. El demonio incluso se ha atrevido a tentar a Jesús en varias ocasiones, ofreciéndole las mentiras de sus propuestas o queriéndole apartar del camino señalado por el Padre para la redención del mundo, la obediencia por el camino de la cruz. Jesucristo ha reaccionado inmediatamente y con energía. Así, Jesús nos enseña que con el demonio no se puede dialogar. O lo rechazamos de plano inmediatamente o nos envuelve, nos engaña y nos lleva a la perdición.

También en nuestros días el demonio anda suelto, sigue engañando a unos y a otros, y se cobra alguna que otra victoria. Son signos ciertos de la acción demoniaca el desánimo y la desconfianza. Todo aquello que nos siembra desconfianza en el alma viene de él. Porque Dios nos llama a la santidad plena y nos llena de esperanza, pero el demonio se encarga de sembrar continuamente en nosotros la desconfianza de que tú no vales, de que no merece la pena intentarlo, para que desistamos de la alta vocación a la que Dios nos llama.

Y en cada caso personal, hay continuas artimañas para engañarnos y apartarnos del camino del bien, del cumplimiento de nuestras obligaciones, del seguimiento de nuestra vocación personal. Además, si es descubierto y derrotado, no por eso deja de volver a las andadas. Podemos decir que la vida del cristiano es un continuo combate contra las secuelas de anteriores pecados, que inclinan al mal, y contra el demonio que se filtra en nuestros puntos flacos para hacernos caer, para apartarnos del camino del bien.

Cómo vencer al demonio. Jesús nos enseña a vivir en la obediencia a Dios y a su palabra. La actitud del creyente cristiano es la de someterse a la voluntad de Dios, que se expresa de distintas maneras: en el consejo de un buen amigo, en la dirección espiritual de un sacerdote, en el recurso continuo a la oración, que alimenta el espíritu de fe. Decía nuestra amiga Santa Teresa de Jesús que el que no hace oración no necesita demonio que le tiente, ya tiene bastante con su desorden interior y ya aprovechará el enemigo para engañarle y sembrar el desánimo y la desconfianza en su alma.

En este combate aparece Jesús como vencedor y capaz de enseñarnos a vencer al Maligno. “Líbranos del mal (del Maligno)”, rezamos en el Padrenuestro.

Recibid mi afecto y mi bendición:

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

VÍRGENES CONSAGRADAS

Imagen de la Iglesia,
Esposa de Cristo

La Iglesia celebra el domingo, 2 de febrero, la XXVIII Jornada Mundial de la Vida Consagrada, este año con el lema “Aquí estoy Señor, hágase tu voluntad”. Los obispos españoles de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada en el mensaje de este año han resaltado que esta Jornada “nos recuerda un año más este don para la Iglesia y para el mundo en su riqueza de modos y carismas, inspirados por el Espíritu Santo a través de la escucha y el discernimiento comunitario”. Cada persona consagrada “recibe el amor y la llamada del Señor y su respuesta y disponibilidad es, a la vez, individual y comunitaria”, señalan los obispos.

Seguir leyendo
LIBRERÍA DIOCESANA

San Francisco de Sales

Francis Trochu

Editorial Monte Carmelo

Gracias a la gran cantidad de documentos inéditos, el autor de esta obra, Francis Trochu, ha adoptado la postura de un contemporáneo de san Francisco de Sales, que hubiera escrito bajo el dictado de los testigos más inmediatos y fidedignos, a fin de poder ofrecer al lector, tres siglos después de la muerte de «Monseñor de Ginebra», mil detalles hasta entonces ignorados, con muchas rectificaciones o nuevas puntualizaciones. Del mismo modo, es necesario considerar como documentación de toda garantía las siete u ocho primeras biografías del Siervo de Dios, escritas cuando su vida aún irradiaba en el ambiente, e incluso, casi todas ellas, bajo la inspiración y con la aprobación de santa Juana de Chantal y de las primeras visitandinas.

El libro está estructurado en tres grandes partes: su vocación, el sacerdocio y el episcopado.

El libro está disponible en la Librería Diocesana. Puede realizar su pedido a través del correo electrónico libreria@diocesisdecordoba.es o a través de WhatsApp 655 156 557.

AL TRASLUZ

ANTONIO GIL. Sacerdote

Claves para un joven’24 auténtico

Jaime Nubiola, catedrático de Filosofía en la Universidad de Navarra, comentaba en uno de sus libros que “el problema más acuciante para los jóvenes es casi siempre una dolorosa sensación de soledad, que a menudo va acompañada de un insoportable aburrimiento crónico. ¡Cuántos se conectan a una máquina para no tener que hablar con el que está al lado”.

Quizá, por eso, comienzan a surgir con fuerza grupos de jóvenes, desde la orilla de la fe, que quieren vivir en plenitud, o al menos, con los valores que aseguran una vida lograda. Uno de esos grupos tiene como argumento central “la autenticidad”, ofreciendo sus Claves para ser un “joven´24 auténtico”:

  • Sé auténtico, es decir, vive siendo tú siempre, en todo y con todos. Los católicos podemos añadir aquí un matiz: “Vivir siendo hijos de Dios, siempre”.
  • Conócete como persona y para eso adquiere una buena formación con libros, charlas, podcast…
  • Hazte un plan de vida y sueña a lo grande, estás aquí para una gran misión y de ti depende.
  • Rodéate de buenos amigos que te hagan crecer como persona y cuídales mucho.
  • Contagia alegría a los de tu alrededor, una “sonrisa” de buenos días, un “gracias” puede cambiar la vida de los demás.
  • Vive, no sobrevivas. Toma tus propias decisiones conforme a tus valores, a tus metas.
  • Ojalá los nuevos grupos de jóvenes que van surgiendo, al calor de su fe, apuesten siempre con fuerza por la verdad y la autenticidad, el amor y la paz, la justicia y la libertad.

MAESTROS DEL CORAZÓN

MARÍA JULIA BARRÓN GARCÍA

PROFESORA DE RELIGIÓN EN FERNÁN NÚÑEZ Y ESPEJO

«La Religión educa a los alumnos como ciudadanos libres, críticos y solidarios»

María Julia Barrón García es profesora de Religión en infantil y primaria en los centros Fernando Miranda de Fernán Núñez y Cervantes de Espejo

En los centros Andaluces hay un alto porcentaje de matriculaciones en la asignatura de Religión Católica. Supera de media el 70%. ¿Qué factores cree que influyen en la alta aceptación de la asignatura por parte de las familias y de los jóvenes?

La presencia de la enseñanza religiosa en la escuela responde, en primer lugar, a la importancia que esta asignatura tiene dentro de la educación para que el alumno pueda desarrollar de manera plena e integral su personalidad.

La Religión ha sido desde décadas un elemento esencial en la enseñanza y en la formación de los distintos sistemas educativos españoles y de países europeos, pues ha sido considerada como pilar básico en el bagaje cultural y social de cada país, como un instrumento de vital importancia en la transmisión de valores. Por este motivo, no debemos dejar de ser conscientes del papel tan relevante que la Religión ocupa en la sociedad, ya que ésta, marca y orienta los modelos y la forma de vida de la mayoría de los ciudadanos. Tal responsabilidad también se ejercita en el derecho a elegir la escuela que garantice una educación conforme a los propios principios religiosos y morales.

En este sentido la religión en Andalucía se vive de manera muy intensa. Se trata de una de las regiones más católicas de España, hay muchas personas que se declaran creyentes.

Sin embargo, no es menos cierto que la secularización de la sociedad andaluza también se hace sentir en nuestros días, al igual que en el resto de España, y en general en el resto del mundo occidental.

Sin embargo, a pesar de todo Andalucía es la primera región española en un aspecto intangible de la religiosidad: la intensidad del sentimiento de sus fieles y la espectacularidad en la forma de demostrarlo, sus procesiones de Semana Santa, sus romerías y fiestas patronales se congregan a multitud de personas que por la tradición y por la fe se hacen presentes en nuestras vidas.

¿Considera que la materia de Religión y su profesorado tienen el mismo tratamiento que se merecen equiparable a las demás materias?

En absoluto y con el amparo de la nueva Ley de Educación, se le da mejor trato y mayor importancia a las otras asignaturas.  Para mí es un gran error, porque olvidar la espiritualidad del ser humano hace que la formación integral de la persona no pueda llevarse a cabo. En un futuro, no muy lejano, veremos esta carencia en nuestra sociedad.

En cuanto a mí como docente, en los centros dónde imparto la Religión Católica, me siento muy bien considerada, con el mismo trato, respeto y cariño que el resto de los compañeros. Me siento contenta y feliz de realizar el trabajo que desempeño y de pertenecer a las comunidades educativas de las que formo parte.

¿Qué niño/joven de hoy es el que acude a las clases de religión?

Imparto clases a niños de infantil y primaria, esto me hace verlos crecer, muchos de ellos, como jóvenes involucrados en papeles importantes y cogiendo las riendas de Cofradías y Hermandades que viven el sentir religioso de nuestros pueblos y ciudades. Niños que pertenecen a familias arraigadas a la fe cristiana y que les han transmitido esas creencias donde el Nazareno y las advocaciones marianas son pilares importantes en sus vidas.

¿Qué aporta el estudio de esta materia al perfil académico del alumno?

La clase de Religión educa a los alumnos como ciudadanos libres, críticos, solidarios…, haciéndoles crecer en el respeto, la igualdad, la justicia, la paz y la fraternidad.

La enseñanza religiosa ayuda a los alumnos a plantearse y encontrar respuestas a las preguntas sobre el sentido de la vida y sobre todas las cuestiones que afectan a la felicidad de la persona y le ayuda a conocerse, interrogarse, potenciando la capacidad de reflexión y crítica.

Es una asignatura que aporta una visión íntegra del ser humano, de la sociedad que nos rodea y del mundo.