Skip to main content
NÚMERO 863 • 31 DE DICIEMBRE DE 2022

VOZ DEL PASTOR

Jesús, José y María

Santa familia de Nazaret

HISTORIA GRÁFICA DE UN AÑO EN LA DIÓCESIS DE CÓRDOBA 2023

JULIO • AGOSTO • SEPTIEMBRE • OCTUBRE • NOVIEMBRE • DICIEMBRE

APUNTES

Belén viviente en el Colegio Nuestra Señora de la Piedad

Celebrado este año, por primera vez, han participado profesores, alumnos un padres con el objetivo de concienciar a toda la comunidad educativa del verdadero significado de la celebración de la Navidad.

Canal Sur retransmitirá la misa desde el Santuario de la Fuensanta

Monseñor Demetrio Fernández presidirá la misa retransmitida en directo el próximo 14 de enero, a las 10:00 horas.

Celebraciones litúrgicas en directo desde la Santa Iglesia Catedral

El Cabildo Catedral de Córdoba retransmitirá en directo a través de su canal de Youtube el 1 de enero la Solemnidad de Santa María Madre de Dios, a las 12:00 horas. Asimismo, el 6 de enero, a las 12:00 horas, retransmitirán la Solemnidad de la Epifanía del Señor. Ambas presididas por monseñor Demetrio Fernández.
VER EL CANAL

Visita del Obispo a la Casa de Acogida “Madre del Redentor”

Monseñor Demetrio Fernández compartió un rato de tertulia con los residentes de la Casa de Acogida “Madre del Redentor” de Cáritas Diocesana la víspera de la Nochebuena.

AGENDA

SÁBADO, 30 DE DICIEMBRE • Encuentro con la Sagrada Familia organizado por el Secretariado para el Patrimonio Cultural de la Diócesis y la Delegación de Familia y Vida, a las 11:30 horas, en la Mezquita-Catedral.

DOMINGO, 31 DE DICIEMBRE • Jornada de la Sagrada Familia presidida por el Obispo en la Santa Iglesia Catedral, a las 12:00 horas. Aquellos matrimonios que hayan celebrado este año sus bodas de plata o de oro podrán renovar sus promesas matrimoniales durante la eucaristía.

LUNES, 1 DE ENERO • Monseñor Demetrio Fernández presidirá la Solemnidad de Santa María Madre de Dios en la Santa Iglesia Catedral, a las 12:00 horas.

DEL 2 AL 4 DE ENERO • Campamento de Navidad de Acción Católica General de Córdoba en el Cortijo de Frías, en Cabra.

VOZ DEL PASTOR

Jesús, José y María, santa Familia de Nazaret

QUERIDOS HERMANOS Y HERMANAS:

En plenas navidades, celebramos este domingo la fiesta de la Santa Familia de Nazaret. Para contemplar, para aprender, para comprometerse a trabajar por la familia. Enseguida nos dirán que ya estamos con la familia tradicional para oponerla a la familia moderna y progresista. Pero no vamos por ahí. La Santa Familia de Nazaret no es ni tradicional ni progresista, es la familia de Jesús que inspira la familia cristiana. Llamarla “tradicional” es considerarla vieja y caduca, pasada de moda.

Preferimos llamarla “familia cristiana”, la que se asienta sobre los fundamentos que Cristo ha establecido y que son permanentes, porque responden al plan de Dios. Esta familia cristiana es la que está compuesta por un varón y una mujer, atraídos por el amor humano desde el eros hasta el ágape en la complementariedad de los sexos masculino y femenino, y abierta a la vida, que fluye natural de las entrañas de ambos. Otras formas, que hoy quieren llamarse familia, no lo son. Ni responden al plan de Dios, ni son capaces de transmitir vida, ni son complementarias de los sexos masculino y femenino.

La Santa Familia de Nazaret es referente fundamental de la familia cristiana. El Hijo de Dios hecho hombre ha santificado la familia, ha nacido en una familia, ha crecido en una familia con padre y madre en la complementariedad sicológica y afectiva de ambos sexos. Jesucristo es el hombre nuevo, a cuya medida somos hechos cada uno de nosotros. Esto no es antiguo ni pasado de moda. Es hoy quizá más nuevo que nunca. Es sencillamente la familia tal como Dios la ha pensado y la ha redimido en el amor de Cristo.

Existe el pecado, que ha roto la armonía del corazón humano. También en el campo de la familia. Tan viejo como el pecado es el adulterio, la infidelidad matrimonial y todo tipo de egoísmo que se cuela por las rendijas del corazón humano. Ese egoísmo que transforma la relación de amor en violencia. Precisamente, a eso ha venido Jesucristo: a sanar las heridas del pecado y a llevar a su plenitud los grandes deseos del corazón humano.

Ni el hombre puede llenar el corazón de la mujer, por mucho que la quiera; ni la mujer puede llenar el corazón del hombre, por muy enamorada que esté. Uno y otro deben reconocer de entrada que tienen una necesidad enorme se ser amados, y que ni el uno ni el otro pueden llenar esa capacidad del otro. ¿Cuál es la clave para resolver este enigma y esta descompensación? –Jesucristo es la respuesta. Él se presenta como esposo, se ha entregado como esposo a su esposa, la Iglesia, y enseña a los esposos a amarse como él nos ama.

Los esposos que se acercan a Jesucristo entienden que ese amor que les falta sólo puede venirles de Jesucristo esposo, que los redime con su amor, sana sus heridas y los hace capaces de perdonar sin medida. Hasta que los esposos, uno y otro, no se encuentran a fondo con Jesucristo, su matrimonio funciona a medio gas o no funciona y se rompe.

La familia sufre hoy una erosión tremenda por parte de la sociedad, de las leyes, de las costumbres que van introduciéndose. Sufre erosión por parte de los cristianos que no viven su matrimonio como Dios manda, ni han descubierto la hondura de un amor para siempre. Sufre erosión a veces por parte de la misma Iglesia con interpretaciones torcidas de la enseñanza de Cristo y con propuestas achicadas del amor humano.

La fiesta de la Santa Familia de Nazaret vuelve a ser una propuesta de esperanza para todos. Es posible la fidelidad hasta la muerte, es posible la apertura a la vida para recibir los hijos que Dios quiera enviar, es posible vivir en armonía años y años para toda la vida. Ahí tenemos el testimonio de matrimonios que cumplen las bodas de plata y de oro en fidelidad y en armonía. Qué bonita es la familia cuando responde al plan de Dios. Todos estamos llamados a apoyarla y a suplir las carencias que encontramos en nuestro entorno. La familia cristiana es la solución, nunca es el problema.

Recibid mi afecto y mi bendición:

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Historia gráfica de un año en la diócesis de Córdoba (II)

La revista de la diócesis de Córdoba ofrece un anuario con lo más destacado del año 2023. En las dos últimas publicaciones del año se recoge un breve resumen junto a una galería fotográfica de lo que ha sido el curso pastoral

LIBRERÍA DIOCESANA

Mira que viene tu rey

NOVENA DE NAVIDAD

José Luis Dorelle Iglesias

Editorial Palabra • Colección dBolsillo

‘¡Feliz Navidad!’ La gente suele felicitarse con esas palabras u otras muy similares. Este libro propone cambiarlas un poco para decir: ‘¡Santa Navidad!’ porque si es santa, ya será feliz. Quien desee entrar en el misterio de la Navidad necesitará inclinarse hasta la altura de los niños para descubrir a ese Dios que se hizo Niño. Recuperar la Navidad. Recuperar el sentido más auténtico de este tiempo es tarea de todos. La verdadera Navidad es la que se vive en la fe. Podemos empezar por tratarle a Él como quizá otros no le tratan: con delicadeza, con cariño, sin prisas.

El libro está disponible en la Librería Diocesana. Puede realizar su pedido a través del correo electrónico libreria@diocesisdecordoba.es o a través de WhatsApp 655 156 557.

AL TRASLUZ

ANTONIO GIL. Sacerdote

Agenda nueva en el corazón

El papa Francisco nos regalaba hace poco un hermoso libro, titulado “Soñemos juntos. El camino a un futuro mejor”, cuya lectura nos viene como anillo al dedo en el Año Nuevo, que estamos a punto de comenzar. Como bien subraya la Editorial, se trata de la mejor “Guía para estos tiempos de incertidumbre”. He querido confeccionar desde sus páginas este Decálogo para el 2024. Nos invita a saludar el Año Nuevo, con optimismo y esperanza.

  1. Veo este momento como la hora de la verdad, ya que estamos viviendo un momento de prueba. La vida nos prueba, a todos nos prueba. Es así como crecemos.
  2. En las pruebas de la vida se revela el propio corazón: su solidez, su misericordia, su grandeza o su pequeñez.
  3. Pensemos en lo que ocurre en la historia. Cuando el corazón de la gente se pone a prueba, las personas sienten la presencia del Señor y el encuentro con Él nos plantea la posibilidad de un futuro nuevo.
  4. En una crisis tenemos que revisar nuestros “roles y hábitos” para poder salir como mejores personas.
  5. Pensemos en el samaritano: se para, se acerca, actúa, se mete en el mundo del hombre herido, en el sufrimiento del otro.
  6. Actuar al “estilo samaritano” en una crisis implica dejarme golpear por lo que veo.
  7. Dios quiere construir el mundo con nosotros, como colaboradores, en todo momento.
  8. No nos encontramos frente a algo “cerrado”, “empaquetado”. Dios nos dice: “Toma, acá tenés el mundo”.
  9. En este momento, lo que necesitamos es la oportunidad de cambiar, de hacer lugar para que pueda surgir “eso nuevo” que necesitamos.
  10. Este es el momento para «soñar algo grande, para repensar nuestras prioridades y para comprometernos en lo pequeño y actuar en función de lo que hemos soñado».