Skip to main content

Septiembre es siempre el inicio del nuevo curso pastoral. Siguiendo las orientaciones del Obispo en su carta pastoral al inicio de curso, nos poníamos en marcha tras el descanso estival celebrando la solemnidad de Ntra. Sra. de la Fuensanta, un día festivo en la ciudad que tras la pandemia, volvió a celebrarse con toda normalidad. Al mismo tiempo, se presentaba la programación pastoral, retomando la Diócesis su actividad normal e incorporándose nuevos cargos a la Vicaría judicial. El sacerdote Domingo Moreno pasaba a ser el nuevo Vicario Judicial de la diócesis de Córdoba en sustitución de Antonio Morales, que fue llamado a servir a la Santa Sede. Junto a él, se incorporó el presbítero José Manuel Alcaide como Vicario Judicial Adjunto y Vicecanciller del obispado de Córdoba.

Asimismo, con motivo de la fiesta de la Natividad de Ntra. Sra, el obispo de Córdoba se dirigió al antiguo Seminario “Los Ángeles” para compartir esta celebración con los miembros de la comunidad “Rescatados de María”. Se trata de una comunidad formada por una decena de personas que están siendo atendidas en este enclave para recuperar la normalidad en sus vidas, tras haber padecido adicciones.

Y en la provincia, Palma del Río se vistió de gala para acudir a la celebración multitudinaria que se presidió el Obispo en la que la Virgen de Belén recibió el bastón de mando y fue nombrada Alcaldesa perpetua de Palma del Río. Una celebración multitudinaria como la que se vivió en La Rambla conmemorando el IV Centenario de la imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno y Ntra. Sra. de la Amargura.