Skip to main content

“La Semana Santa de Córdoba tiene un matiz mariano”

San Jacinto acogió la santa misa en honor a la Virgen de los Dolores presidida por el Obispo

El Viernes de Dolores en San Jacinto le dio la bienvenida a la Semana Santa en Córdoba. Un año más, el Obispo, monseñor Demetrio Fernández, celebró la santa misa ante la Señora de Córdoba en una jornada con multitud de Vía Crucis y actos de hermandades en la ciudad.

En su homilía, el prelado recordó que la Semana Santa de Córdoba tiene un “matiz mariano” y se inaugura con la función principal a la Virgen de los Dolores. “A Ella acudimos y que ningún día nos falte para Ella un beso, una oración o un pensamiento”, aclamó el pastor de la Diócesis, quien a su vez recordó que “tenemos una Madre que la tenemos que llevar siempre en el alma”.

Asimismo, monseñor Demetrio Fernández indicó que “la vida cristiana es una relación continua con Jesucristo en el centro y una relación con María”, por lo que instó a los fieles contemplar el misterio de Cristo y a entrar en el corazón de su madre, la Virgen María.

En este Viernes de Dolores, el Obispo invitó a los fieles a encontrarse con María, a renovar la relación filial con Ella y a acudir a encomendarle los dolores y sufrimientos de todos los cordobeses. “La felicidad de la Semana Santa consiste en acercarnos a Jesucristo de la mano de María”, expresó.

El prelado concluyó pidiéndole a la Virgen su intercesión para todos, especialmente para los que sufren.