Skip to main content

Congreso y Exposición “Símbolo: Luz de Nicea”

Patricio de Navascués

Patricio de Navascués: “Osio tiene gran valor histórico, teológico y también espiritual”

La diócesis de Córdoba acogerá en 2025 la exposición “Símbolo: Luz de Nicea”, un acontecimiento cultural con dos vertientes, una exposición y un congreso, todo en conmemoración del Concilio de Nicea del año 325. Se prepara una exposición entre el 5 de abril y el 5 de julio, con sede en la Catedral, que albergará esos días piezas llegadas de instituciones nacionales e internacionales, tanto eclesiásticas como civiles.

Para entender la importancia de aquel Concilio, de su resonancia en la actualidad y el significado para los cristianos, se celebrará en el contexto de esta muestra un congreso que reunirá a expertos y especialistas que han investigado el Concilio hasta extraer el significado actual de aquel encuentro del siglo IV. Esta cita será entre los días 10 al 13 de junio de 2025.

El comisario de esta exposición y congreso, el sacerdote Patricio de Navascués, catedrático de Patrología en la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid y profesor invitado en el Instituto Augustinianum de Roma trabaja intensamente en esta propuesta sin precedentes, porque ninguna ciudad atesora la particularidad de albergar la celebración del 1.700 aniversario del primer Concilio universal de la Iglesia, en el lugar donde su presidente fue Obispo, el obispo Osio. El patrocinio del Cabildo Catedral y el impulso del Obispo de Córdoba permiten reconocer la importancia histórica, teológica y espiritual del Obispo Osio en su contexto universal.

El presidente de aquella reunión, que inauguró un tiempo nuevo para la Iglesia, fue un obispo cordobés, el obispo Osio. ¿Qué sentido especial tiene para Córdoba que “Símbolo: luz de Nicea se vaya a celebrar aquí?

Para cualquier iglesia local, para cualquier diócesis, conmemorar el aniversario del primer Concilio ecuménico, que es el Concilio de Nicea, del año 325, hace 1.700 años sigue teniendo sentido para la vida del cristiano hoy. Es verdad que en el caso de la Iglesia en Córdoba, se añade una razón muy peculiar y es que este Concilio celebrado en una ciudad que hoy está muy cerca de Estambul, en la capital de Turquía, un lugar lejano de Córdoba, fue presidido, ni más ni menos, que por el entonces obispo de Córdoba, Osio. Esta razón sólo la puede esgrimir Córdoba y yo creo que es muy afortunada la decisión de realizar esta exposición y congreso.

Un acontecimiento cultural que tiene dos vertientes, un congreso y una exposición. Hablemos de la exposición. ¿Cuáles son las piezas irrenunciables en las que usted trabaja para que formen parte de ella, ¿qué lectura debemos sacar de ellas?

La exposición exige mucho tiempo de preparación. Estamos en una fase de solicitud, entonces antes de tener el acuerdo definitivo, prefiero no mencionar ninguna. Habrá piezas, por ejemplo, de encargo, es decir, piezas de nueva creación de artistas españoles y extranjeros que supondrán, lo que se llama en el marco de las exposiciones, un retorno para Córdoba, para la ciudad y la institución que lo organiza, porque no se limitará sólo a la exposición, sino que quedarán para siempre en Córdoba. Y hay otro tipo de piezas que tienen un valor artístico, documentario, cultural, que están en algunas instituciones como museos o algunas iglesias. De estas también quería resaltar que algunas están en Córdoba y otras fuera, pero también trataremos de poner de relieve el patrimonio propio de la ciudad de Córdoba.

Estas piezas, además, cobrarán un valor distinto al ser exhibidas en un templo declarado por la UNESCO Patrimonio Mundial, por donde cada año pasan casi dos millones de personas, de turistas. ¿Qué mensaje se quiere trasladar a un mundo diverso y fracturado?

Nos gustaría considerarlos uno a uno, porque cada persona es un misterio. Algunos creyentes, otro gran número probablemente no creyentes o bautizados, pero cuya fe está un poco dormida. Fundamentalmente, yo creo que se trata de, para los de cerca, realizar un itinerario en la exposición que refuerce su fe y las raíces de su fe. Y para los de lejos tratar de mostrar este misterio de la fe cristiana que reconoció el Concilio de Nicea, hablando de Jesucristo como luz de luz, que se envía al misterio del amor en la diferencia; el amor en la misma naturaleza y sustancia divina, diría el Concilio de Nicea.  Yo creo que es un mensaje siempre necesario y siempre vigente para un mundo fracturado. Lo más necesario, yo creo, es recibir ese anuncio.

Me gustaría recordar una iniciativa que tuvo lugar en el año 2013 del actual Obispo de Córdoba, que determinó realizar un congreso sobre la figura de Osio. Eso potenció mucho la investigación, la publicación de fuentes acerca de la vida de Osio, directas e indirectas y de su obra

El Concilio de Nicea determinó un tiempo nuevo para el cristianismo, ¿que cambió desde entonces para la iglesia?

Los concilios no se celebran para introducir novedades, pero de hecho las introducen. El origen de los concilios es dar respuesta a cuestiones que se consideran importantes en ese momento. Pero se puede decir que el cristiano, para ser fiel a la tradición, debe renovarse continuamente. Nicea no aporta novedades de un día para otro, sino que se va dando una recepción paulatina. Una de las novedades es quizás la necesidad de tener una fórmula de fe a la que referirse de modo único y universal. Hasta entonces había varios credos, unánimes en la fe, pero muy variados en la forma. El concilio inicial fue imponiendo poco a poco esa necesidad de tener el credo, que llamamos también símbolo, de referencia universal.

Como doctor en teología patrística, ¿cómo se contempla la figura del obispo Osio en el contexto de la Iglesia Universal? ¿Cuál sería su relevancia histórica?

Me gustaría recordar una iniciativa que tuvo lugar en el año 2013, muy feliz, del actual Obispo de Córdoba, que determinó realizar un congreso sobre la figura de Osio. Eso potenció mucho la investigación, la publicación de fuentes acerca de la vida de Osio, directas e indirectas y de su obra. Han quedado publicadas las actas. Yo creo que podemos concluir hoy, sin perjuicio de seguir investigando, que Osio pudo no ser un grandísimo escritor, pero por los escritos que nos han llegado podemos deducir su talante martirial, libre, frente al poder político, su figura teológica y también su valor sobre todo como canonista. Fue un hombre de gobierno en la Iglesia, presidió varios concilios en Oriente de los que hoy llamaríamos universales. Propuso varios cánones que fueron aceptados. Estamos ante una figura de mucho valor, no sólo histórico y teológico, sino también me atrevería a decir de valor espiritual.

Nicea no aporta novedades de un día para otro, sino que se va dando una recepción paulatina. El concilio inicial fue imponiendo poco a poco esa necesidad de tener el credo, que llamamos también símbolo, de referencia universal