Skip to main content

“La sensibilidad cofrade es un camino de vida cristiana”

250 jóvenes participaron en el Encuentro diocesano de jóvenes cofrades celebrado en Lucena el 27 de enero

Los jóvenes cofrades de la Diócesis tuvieron el fin de semana una cita especial. 250 jóvenes se dieron cita en Lucena para participar en el Encuentro diocesano de jóvenes cofrades organizado por la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Columna y María Santísima de la Paz y Esperanza con motivo de su centenario fundacional.

Monseñor Demetrio Fernández presidió la misa de clausura del Encuentro. En su homilía el prelado recordó a los jóvenes que “tenemos que seguir a Jesús en el camino de la pasión para participar de su resurrección” porque Él “ha cambiado el sentido de la historia humana”. Jesús ha venido como profeta para hablarnos de Dios y para sacarnos de la perdición que muchas veces experimentamos personalmente, continuó. La persona humana está hecha para comunicarse, no para vivir en aislamiento, para abrazar, para recibir el cariño de los demás, pero el pecado la aparta de Dios y la hace vivir momentos de soledad. Jesús vino “a sacarnos de ahí” y por eso formamos su Iglesia para que en ella vivamos animándonos unos a otros, recordó el Pastor de la Diócesis.

La sensibilidad cofrade es “un camino de vida cristiana” os habéis juntado y eso supone una alegría, es la Iglesia que vive, que comparte y que hace amigos en “un ambiente sano”. Es importante que Jesucristo y la Iglesia sean capaces de convocaros y esto os hace mucho bien, os ayuda a salir y conocer a otros jóvenes. Las cofradías tienen la tarea de llevarnos al encuentro con Jesucristo, con un amor que nos supera y abrir el corazón para recibir ese amor que nos perdona y nos impulsa a vivir la vida con Él, resaltó monseñor Demetrio Fernández.

El prelado animó a los jóvenes a seguir su vida cristiana en las cofradías. La vida cofrade “ayuda a vivir la vida cristiana, que es Jesucristo”.

No olvidéis que el centro de la vida cristiana es Jesucristo y con Él hay que tratar a diario, y con su Madre, que va siempre con Él, terminó el Obispo

La mañana comenzó en el Santuario de María Santísima de Araceli, donde lo vocalía de juventud de la Cofradía de la Columna ofreció un desayuno a los asistentes, que tuvieron también la oportunidad de hacer una visita guiada por el Santuario de la patrona de Lucena. La mañana continuó con la visita a la Iglesia de San Pedro mártir, donde se encuentra la capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que este año está celebrando el 425 aniversario fundacional.

Los jóvenes cofrades tuvieron también la posibilidad de visitar la parroquia de San Mateo y de Santo Domingo de Guzmán, donde fueron recibidos por la Cofradía del Santísimo Cristo de la Sangre, que celebra este año su centenario fundacional. Al medio día llegaron a la parroquia de Santiago y disfrutaron de la conferencia “Los jóvenes en las Cofradías. Presente y futuro”, ofrecida por el sacerdote diocesano Eugenio Bujalance, y de los testimonios de Juan Carlos Estepa y Juan Gómez.

La vocalía de la juventud de la Cofradía de la Columna fue la encargada de ofrecer el almuerzo a los jóvenes en el Llanete de Santiago. La tarde comenzó con un Adoremus preparado por la Delegación de Juventud y la vocalía de Juventud de la Cofradía de la Columna y por los jóvenes cristianos de la parroquia de El Carmen y terminó con la celebración de la eucaristía presidida por el Obispo.