Skip to main content

La Parroquia de la Esperanza ofrece el Curso Intensivo de la Catequesis del Buen Pastor

La continuidad formativa para catequistas en Córdoba permite también la creación de grupos para el primer nivel

La parroquia de Nuestra Señora de la Esperanza renueva este año la formación para conocer el método de las Catequesis del Buen Pastor, que ya se presentó en 2023 en Córdoba como novedad para toda Andalucía. En esta nueva edición, se ofrecerá un Curso intensivo de Nivel 2 y entre el 2 y el 4 de febrero. Cabe la posibilidad de formar un grupo para el primer nivel para los catequistas, laicos o sacerdotes que quieran conocer este método.

La Catequesis del Buen Pastor llegó a España hace 15 años. Desde Valencia, a lo largo de los últimos seis años, gracias a los cursos de formación, ha conocido un gran crecimiento y difusión en toda la península. Su implantación en España es reciente, y aunque la catequesis se encuentra hoy en 44 países de todo el mundo, a Andalucía llegó por primera vez a través de La Parroquia de La Esperanza de Córdoba. Aquí, un grupo de catequistas desarrolla el método con un lugar físico llamado Atrio, en alusión al atrium romano, un lugar especialísimo pero no sagrado, en que los niños se inician para la vida adulta y activa en la asamblea cristiana, según recoge su página web.

El atrio se desarrolla según las características del ambiente Montessori. En cada centro de catequesis de la CBP, se encuentran tres Atrios: uno para los pequeños de 3 a 6 años,  uno para los medianos de 6 a 9 años y otro  uno para los grandes de 9 a 12 años. En el Atrio se encuentran unos materiales muy delicados. Allí se encuentra el catequista como instrumento de Dios. No se pronuncian charlas, se observa a los niños y se lee la Palabra y se muestran pinceladas de la liturgia.

La catequesis duran dos horas, aunque la intervención de los catequistas se reducen a treinta minutos, los necesarios para presentar al niño la Palabra a través de objetos manipulativos: un hecho, una parábola, un momento de la liturgia sirve para ser claros en la exposición y que el niño pueda interiorizar lo que ese día se quiera trasmitir. A disposición del niño está un material creado específicamente para facilitar la asimilación de los contenidos catequéticos y facilitarle aquella autonomía del adulto que transforme su actividad en oración y relación con el único Maestro, explica CBP.

Esta catequesis contiene un sentido antropológico atendiendo a la potencialidad de los niños, que es plena entre tres y seis años. Las catequesis se dividen en tres grupos de edades, de tres a seis, de seis a nueve y de nueve a doce años.