Skip to main content

“Los Santos Mártires nos dan un testimonio de amor a Dios”

El obispo de Córdoba celebró la misa de rito hispano-mozárabe en la Basílica menor de San Pedro

Con motivo de la festividad de San Acisclo y Santa Victoria, patronos de la ciudad, el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, celebró el viernes, 17 de noviembre, una solemne misa de rito hispano-mozárabe en la Basílica Parroquia de San Pedro, “Sagrario de su memoria y de sus reliquias”, como expresó en su homilía.

Monseñor Demetrio Fernández hizo referencia a la vida de los Santos Patronos de la ciudad y pidió a los fieles que “acojamos su testimonio martirial como un signo del Evangelio creído y vivido”. “Los mártires son ejemplo de acoger el amor que Dios nos tiene y responder con la misma moneda y la misma onda. Los mártires son los que más se parecen a Jesucristo, incluso en su muerte, por eso tienen un lugar preferencial en toda la historia de la Iglesia y en Córdoba hemos tenido estos testimonios a lo largo de todas las épocas. En el caso de San Acisclo y Santa Victoria, son los primeros en la época romana”, subrayó.

El Obispo recordó a su vez que “una tierra de mártires es una tierra que se gloría de la respuesta que los cristianos han dado a Dios y a Jesucristo, por eso lo celebramos con toda solemnidad, porque además son los patronos de toda la Diócesis”. Y añadió: “Dios le ha encomendado proteger la fe en nuestra diócesis, por eso acudimos a ellos para imitar esa respuesta de amor a Dios, le pedimos que nos acompañen y nos defiendan de tentaciones y dificultades”.

Además, puso de manifiesto que “de los mártires la Iglesia recuerda el amor superlativo, los mártires nos dan testimonio de un amor grande y del perdón”. Culminó su homilía pidiendo a Dios por la intercesión de San Acisclo y Santa Victoria para que “no nos falten sacerdotes que traigan a nuestras parroquias al Señor”.