Skip to main content

El Monasterio de las Carmelitas acoge el retiro “Un amor que no termina”

La Delegación Diocesana de Familia ha hecho un llamamiento a las personas separadas y no vueltas a casar a acudir a estas iniciativas de acompañamiento

El pasado sábado, 28 de octubre, tuvo lugar el retiro anual del proyecto “Un amor que no termina” para personas separadas o divorciadas sin una nueva unión o convivencia.

Como novedad, este año se celebró en el monasterio del Sagrado Corazón de las Madres Carmelitas, ya que se han convertido en las madrinas de este proyecto rezando todos los días por estas personas y abriendo su monasterio no solamente para este retiro, sino los segundos sábados de cada mes para llevar a cabo una adoración mensual que realiza el proyecto abierta a todos los que quieran acompañar, de 12:00 a 13:00 horas.

Una veintena de personas participaron en este retiro que comenzó con una breve presentación de los asistentes, quienes agradecieron este tipo de iniciativas y el acompañamiento de la delegación para estas situaciones tan dolorosas.

A continuación, Ángel Cristo Arroyo, consiliario de la Delegación de Familia y Vida y sacerdote acompañante de este proyecto, dio una charla sobre la experiencia de la separación, sus consecuencias, las enseñanzas de Jesús en la defensa del vínculo y las enseñanza y praxis en la Iglesia, destacando los errores que a veces ocurren por falta de formación, para terminar reafirmando la fidelidad en el amor, “igual que Dios es fiel siempre con nosotros”. Al término, Carmen, una mujer separada que ya ha realizado los dos años del itinerario y ahora colabora con el proyecto, dio su testimonio de fe, de como Dios y este proyecto le está ayudando a vivir su situación cristianamente.

Tras esto, los participantes acudieron a la adoración eucarística, a una meditación y fueron testigos de la presentación del proyecto de la mano de Antonio y Charo, matrimonio responsable en la Diocesis, que animaron a los asistentes a participar en él y dejarse acompañar por el amor del Señor.