Skip to main content

De Guadalupe al sacerdocio

Rafael Romero Ochando decidió peregrinar a Guadalupe sin saber que viviría un antes y un después en su vida

La Virgen obra milagros y en el caso del sacerdote Rafael Romero Ochando lo ha vivido en primera persona. Fue en la novena Peregrinación Diocesana al Santuario de Guadalupe cuando su vida cambió por completo.

Justo un año después de que le propusieran acudir a esta cita sus amigos, Rafael se decidió a ir a la peregrinación solo, sin sus amigos porque se encontraban en plena Selectividad y no se atrevieron a ir. Iba siendo un chico joven que no tenía una vida de fe ni estaba en ningún grupo de parroquia, sin imaginar quién le esperaba allí. Le esperaba el Señor mostrándole que tenía un plan para él, de ahí que la peregrinación diera un giro radical en su vida que le llevó a integrarse en su parroquia e ingresar en el Seminario “San Pelagio” un año después hasta ser ordenado sacerdote.

Sin duda, Guadalupe es un camino que marca vidas. Así lo definen muchos de los jóvenes que realizan esta andadura año tras año. Es una de las citas más esperadas en la diócesis de Córdoba, cientos de jóvenes caminan año tras año para encontrarse con la Virgen y con el plan que Dios tiene para sus vidas.

Este año, son más de novecientos jóvenes los que realizarán la XXVIII Peregrinación diocesana a Guadalupe, del 20 al 22 de octubre. El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, los acompañará y presidirá la santa misa ante la Virgen en el Santuario el domingo, a las 9:15 horas, con la que se pondrá el broche final a un intenso fin de semana.