Skip to main content

Exposición de Álvaro Tejero

ÁLVARO TEJERO MAJÁN

EXPOSICIÓN «EN ÉSE PONDRÉ MIS OJOS: EN EL HUMILDE»

«En Picota fui arrollado por la gracia de Dios»

“En ese pondré mis ojos, en el humilde (Is, 66,2)” esta cita bíblica da título a la exposición de fotografías de Álvaro Tejero Maján, fotógrafo de la Delegación Diocesana de Medios de Comunicación que ha abierto en el Patio de los Naranjos de la Santa Iglesia Catedral este miércoles, 11 de octubre.

La muestra tiene carácter itinerante para las parroquias cordobesas que lo soliciten. Se trata de una mirada a la misión diocesana de Picota en la selva amazónica de Perú recogida en setenta y tres fotografías, fruto de dos viajes de su autor. El primero de ellos acompañando al obispo de Córdoba en su visita pastoral en enero de este año y el segundo viaje entre julio y agosto pasado

La exposición trata de reflejar de una manera muy real y muy directa la labor misionera de los dos sacerdotes y los misioneros que realizan su labor pastoral en Picota, como ha explicado Álvaro Tejero. En la muestran se podrá ver una fotografía “muy documental” que refleja la realidad de una manera a la que no estamos acostumbrados. Las redes sociales ofrecen grandes paisajes y gente guapa pero “eso no se ve allí”. Sin embargo las setenta y tres fotografías “muestran de una manera directa lo que se vive en la misión”.

Estamos ante una exposición de fotos documentales, como ha destacado Álvaro, por dos razones; la primera porque “Picota es un sitio al que hay que ir”, no está de paso hacia Lima, ni hacia Cuzco, ni hacia ningún sitio turístico. Las personas que nacen allí, crecen, viven, trabajan y mueren allí. Además, son fotografías documentales porque tienes que acompañar a los misioneros. No es necesario un conocimiento muy amplio desde el punto de vista técnico, que también, de la fotografía, pero son fotos que tienes que estar siempre con la cámara para captar momentos que son muy espontáneos, que “no son muy originales pero que desprenden una bondad y una nobleza propias del mismo Evangelio en la propia realidad, Dios se hace presente” ha resaltado el fotógrafo.

La muestra está dividida en cuatros bloques: misioneros, sacramentos, comunidad y pobres, los cuales han sido propuestos por Nicolás y Antonio Javier, los sacerdotes diocesanos instalados en Picota, basados en encíclicas y exhortaciones de los últimos cuatro Papa de nuestra Iglesia. Como ha reconocido Álvaro, su labor ha sido más “costosa” porque ha sido el que ha tenido que seleccionar las setenta y tres fotografías, que aun siendo un buen número, ha supuesto dejar fuera otras “que hubieran merecido la pena”. Pero el fotógrafo ha reconocido que lo realmente complicado de la exposición ha sido “titular cada foto” ya que cada imagen lleva una frase exacta del Antiguo o del Nuevo Testamento. Álvaro algunos títulos los tenía claros desde el principio, en cambio otros le ha costado más y se ha valido de la inteligencia artificial, tan de moda en este momento, pero que “se pierde un poco en el Evangelio y el Antiguo Testamento”, por lo que ha tenido que hacer una “labor mini-teológica”.

Vivir entre algodones te hace perder la esencia de lo divino

Álvaro Tejero ha viajado este año en dos ocasiones a Perú, la primera acompañando a monseñor Demetrio Fernández en su visita pastoral a Picota, y la segunda en sus vacaciones de verano, en las que ha coincidido con un grupo de seminaristas de nuestra Diócesis. El fotógrafo está acostumbrado a hacer viajes por Europa y ha destacado que en los mismos, salvo por el idioma, las diferencias culturales son mínimas. Sin embargo, en Perú es distinto y reconoce que le ha llamado mucho la atención el coche cultural. En una zona sin globalización y en la que la pobreza, aun no siendo tan extrema como por ejemplo en África o India, sientes que “tus comodidades desaparecen”.

Álvaro explica que la gente allí es “humilde, acogedora y con una gran capacidad de servicio” él ha detectado que tienen “hambre de Dios y muestran un profundo respeto por los sacerdotes” y vives “de una manera muy real” la misma Biblia. Muchas veces “lo material nos aleja de una experiencia de Dios” aunque los bienes materiales “nos protejan”.

Sin duda a Álvaro sus viajes a Picota le han cambiado la vida y con estas setenta y tres fotografías espera transmitir al espectador su vivencia. Él asegura que “ha sido un privilegio vivir esta experiencia”, de la que da gracias a Dios y al que le pide poder regresar porque como dice Jesús “donde está tu tesoro está tu corazón” y sin duda una parte del corazón de Álvaro Tejero se ha quedado allí.

La exposición muestra “la realidad en toda su belleza”

Monseñor Demetrio Fernández durante la inauguración de la exposición ha destacado que de los cuatro primeros viajes que ha hecho a Picota para visitar a los misioneros no se enteró “nadie” y del último, que tuvo lugar en enero y que estuvo acompañado por Álvaro Tejero “se ha enterado todo el mundo”. El Obispo ha resaltado la labor de los medios de comunicación, “sois el vehículo necesario en nuestra cultura para transmitir los acontecimientos y que otros puedan introducirse en esta realidad” ha puntualizado. La diócesis de Córdoba ha hecho una labor inmensa en la misión peruana y a todos los que hemos ido en alguna ocasión encontramos en esta exposición recuerdos: caminos, experiencias, templos, que es sin duda donde está el mérito del autor. Álvaro ha sido capaz de captar “la realidad en toda su belleza y en toda su crudeza”.

El prelado ha felicitado al fotógrafo porque ha dado a conocer mucho más la misión en Picota, “es un verdadero artista”. Ha terminado recordando que la Iglesia es universal y “se ocupa de los pobres” y que todo el que pasa por la misión “deja un poco de su vida” y ayuda a que aquellas personas conozcan el “amor de Jesucristo”.

Asimismo, Joaquín Alberto, Deán Presidente del Cabildo Catedral de Córdoba, ha resaltado la certeza de que una imagen vale más que mil palabras, y en esta exposición se pueden ver “preciosas imágenes que nos presentan una realidad de nuestra Iglesia diocesana en la evangelización”.