Skip to main content

El Papa concluye su Viaje apostólico a Mongolia

El Papa Francisco realizó un viaje histórico al país de Asia central, que recibió por primera vez a un Pontífice

El Santo Padre acaba de concluir su 43º Viaje Apostólico en Mongolia, donde ha pronunciado un total de cinco discursos a lo largo de tres días en Ulán Bator. El Papa se reunió con las autoridades civiles, eclesiásticas y religiosas y presidió la celebración de una misa.

El Pontífice aprovechó este viaje para reafirmar su llamamiento a la paz y habló de la responsabilidad de las religiones en la pacificación de los conflictos y de la importancia de la coherencia en el testimonio. Asimismo, animó a la pequeña comunidad católica a no temer su pequeñez e indicó el mejor camino de todos: la cruz de Cristo.

En lo que respecta a estos días, destacaron dos momentos especiales. Por un lado, el encuentro del Papa en el interior de un «ger», la vivienda tradicional de los pueblos nómadas, con una madre de once hijos, quien encontró una imagen de la Virgen en un vertedero. El 8 de diciembre del 2022, la estatua de la Virgen María, «Madre del Cielo», fue entronizada en la catedral de Ulán Bator y bendecida por el Santo Padre durante su encuentro con los obispos y personas consagradas.

Otro momento significativo fue al final de la misa en el gimnasio de la capital, cuando el Papa Francisco tomó de la mano a los obispos eméritos y al actual de Hong Kong para enviar un caluroso saludo al «noble pueblo chino».

Ahora el Pontífice regresa a casa con la «misión cumplida» y haciendo historia al convertirse en el primer Papa que visita Mongolia.