Skip to main content

«Los abuelos y mayores son transmisores de la fe»

Monseñor Demetrio Fernández presidió la eucaristía en la III Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores

El pasado domingo, 23 de julio, la Iglesia celebró la III Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores con el lema “Su misericordia se extiende de generación en generación” (Lc 1,50). El obispo de Córdoba presidió la eucaristía en la Santa Iglesia Catedral, a la que la Delegación diocesana de Familia y Vida había convocado a los abuelos en compañía de sus nietos para compartir la jornada con el prelado.

Durante la homilía monseñor Demetrio Fernández destacó que los abuelos y mayores “no son trastos inútiles que hay que dejar en el trastero porque no sirve, son testigos de la sabiduría de Dios y por tanto hay que atenderlos, quererlos y visitarlos”. Los abuelos tienen la tarea de acoger y acompañar a los nietos y sobre todo tienen la tarea de “transmitir la fe a los nietos como no lo hacen los padres” continuó el Pastor de la Diócesis.

El Obispo recordó como en la Visita Pastoral constata que “los abuelos son, en muchas ocasiones, los que enseñan a rezar a los nietos, son transmisores de la fe en una sociedad como la nuestra en la que los padres están muy ocupados y desatendidos del aspecto de la fe”. Monseñor Demetrio Fernández quiso agradecer la inmensa tarea que realizan los abuelos, “es bonito tener abuelos”, esta experiencia gozosa y alegre de tener abuelos se tiene que convertir en gratitud hacia ellos.

El Papa Francisco, por su parte, también recordó en la Jornada la necesidad de que la sociedad atienda a los abuelos y a los mayores que “son depositarios de la sabiduría de Dios para las nuevas generaciones”. Recomendó el Santo Padre a los jóvenes “id a ver a los abuelos antes de ir a la JMJ y a la vuelta contadle lo que habéis hecho”.