Skip to main content

El Obispo clausura el 50 aniversario de la Sentencia y Paz de Cabra

El prelado felicitó a esta Junta joven manifestando que "la juventud es entusiasta con las cosas de Dios"

La Hermandad del Santísimo Cristo de la Sentencia en sus Burlas y Coronación de Espinas y Nuestra Señora la Santísima Virgen de la Paz de Cabra clausuró el martes, 11 de julio, los actos que ha venido celebrando desde el mes de julio de 2022 con motivo de su 50 aniversario.

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, presidió la misa en la parroquia de San Francisco y San Rodrigo mártir acompañado por el párroco Mario González y el párroco emérito Francisco Ramírez.

En su homilía, el pastor de la Diócesis recordó que las hermandades son un lugar “de vida, de encuentro, de evangelización y de caridad”. El prelado felicitó a la Junta de Gobierno por el trabajo y por ser una Junta de Gobierno joven manifestando que «la juventud es entusiasta con las cosas de Dios». En este sentido, animó a los miembros de la hermandad a seguir trabajando por la parroquia y el barrio.

Asimismo, se dirigió a la imagen del Cristo de la Sentencia como “una imagen del Señor que nos invita a seguirlo en mitad del sufrimiento” y pidió: «pon a Cristo en el centro, hacerlo todo por Cristo y para Cristo». También, habló de la imagen de la Virgen de la Paz y de la necesidad que tiene Europa y cada uno de nosotros de tener paz de corazón.

Mons. Demetrio Fernández acabó su homilía felicitando al párroco emérito por la nueva calle que tendrá el próximo sábado, 15 de julio, enfrente del templo parroquial y subrayó que es un reconocimiento necesario que los cristianos y el pueblo de Cabra debe a quien ha gastado su vida por los demás durante 50 años.

A la misa asistieron todas las hermandades de Cabra, la Agrupación de Hermandades y la concejal de Fiestas del Ayuntamiento, Rosa Lama, así como todos los grupos parroquiales y vecinos de la barriada de la Virgen de la Sierra.

Al finalizar la celebración, ante la presencia de todos los hermanos mayores de estos 50 años, la actual hermana mayor, María del Amor López, hizo entrega al Obispo como signo de agradecimiento de una cesta con productos típicos de la tierra y a la parroquia regaló como recuerdo una patena, poniendo así el broche de oro a un intenso año.