Skip to main content

“Jesucristo sirve a los demás a través de ti”

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, ordenó como diácono a Ricardo Daniel Quevedo Contreras en la capilla del Seminario Mayor “San Pelagio” el pasado sábado 24 de junio

El seminarista pertenece a la diócesis de El Vigía de Venezuela. Los últimos tres años ha estado en Puente Genil y el obispo de su Diócesis ha pedido a monseñor Demetrio Fernández que lo ordene diácono en la diócesis de Córdoba.

Ricardo Daniel durante su ordenación diaconal comentó que desde muy pequeño sus padres lo llevaban a la misa dominical de su parroquia. Al terminar Bachiller, antes de entrar en la Universidad para estudiar Derecho, el Señor “me llamó para dedicarle mi vida”. El joven habló con su párroco sobre la llamada que estaba sintiendo y “me dijo que debía responderle con total libertad y alegría”. En septiembre de 2013 entró en el Seminario y reconoce que desde entonces “ha sido un proceso muy marcado por la presencia del Señor”.

El obispo de Córdoba comenzó su homilía dando gracias a Dios porque sigue suscitando vocaciones sacerdotales. Con la ordenación diaconal Jesucristo llama a Ricardo Daniel, le consagra con el don del Espíritu Santo y le hace prolongación suya. A partir de ahora como diácono estarás al servicio de la Iglesia, de Dios y de aquellos que se beneficiarán de tu ministerio, apuntó monseñor Demetrio Fernández.

Continuó su alocución recordando a Ricardo que “Jesucristo sirve a los demás a través de ti”. Dios tiene “un sueño de amor contigo, te lo ha ido mostrando progresivamente y después de una larga preparación has podido dar este paso con libertad”. Te ha elegido para que seas suyo plenamente y te acompañará toda tu vida. La ordenación de diácono marca un antes y un después, es el momento en el ofrecemos nuestra vida al Señor para siempre resaltó.

El prelado terminó su homilía recordando al nuevo diácono que deja su propio proyecto de vida y “aceptas la obediencia”, a través de la cual “Dios te dirá por dónde tienes que ir”. No tengas miedo, “es más seguro fiarse de Dios y seguir su obediencia que tus propios proyectos”. Vivir en la obediencia de Dios da mucha paz y esta tarde Jesucristo te promete que “no te dejará en toda tu vida”.