Skip to main content

Las campanas del Convento de Santa Marta vuelve a repicar

Tras más 20 años de silencio, la campana del Monasterio de Santa Marta de Córdoba recupera su alegre tañir. La convocatoria de la Diócesis a rezar El Ángelus por la vida Consagrada ha coincidido en el tiempo con esta recuperación que tiene un profundo sentido de presencia de vida consagrada en Córdoba y permite recuperar un sonido que evoca oración y silencio, en medio del trasiego del populoso entramado urbano entre la Iglesia de San Pablo y la Parrouia de San Andrés.

La acción de dos miembros de la hermandad de la Misericordia ha sido crucial para acceder a la espadaña, reemplazar la cuerda y echar al vuelo sus sones. Antonio Varo, hermano de la vecina hermandad de San Pedro, reconoce que otro hermano le trasladó la ausencia de cuerda desde hacía tiempo, fruto del desuso en que habían caído las campanas

La restitución de unos 20 metros de cuerda ha permitido recuperar el sonido del Convento de Santa Marta, después de que las hermanas jerónimas  decidieran interrumpir el toque de campanas. Se trata de dos piezas de tamaño medio, una moderna, datada en 1.975 y otra más antigua, con fecha de 1.748.