Skip to main content

“La donación de órganos es un gesto muy preciado a los ojos de Dios”

El obispo presidió la misa de acción de gracias por los trasplantados de órganos en la Santa Iglesia Catedral

El Secretariado diocesano de pastoral de la salud ha organizado la misa de acción de gracias por los trasplantados de órganos en la Santa Iglesia Catedral. Una eucaristía celebrada el miércoles 7 de junio y presidida por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández.

El pastor de la Diócesis en su homilía resaltó que hace unas décadas era impensable que hubiera tantos donantes como los que hay ahora y llegará a cotas más altas porque “es un gesto de generosidad que muchos hacen con motivación cristiana y otros por un sentimiento de humanidad”, en ambos casos hay que darle gracias a Dios. La medicina y todas las ciencias avanzan por el estudio y el trabajo del hombre, que tiene siempre su apoyo en la acción de Dios. Dios fomenta todo lo que sea en favor de la vida y hay que darle gracias por la generosidad de los donantes y sus familiares.

Para los ya difuntos el Obispo pidió, además de “la vida eterna”, que “Dios premie sus buenas obras” y que a través de sus órganos otras personas puedan tener mejor calidad de vida. El prelado quiso también dar gracias a Dios por los destinatarios de los trasplantes, por la salud que han recuperado que le ha mejorado la vida.

Continuó monseñor Demetrio Fernández dando gracias a Dios por el mundo sanitario porque trabaja con ilusión, esperanza y entrega y obtiene buenos resultados. Asimismo, invitó a la generosidad de posibles nuevos donantes y animó a seguir trabajando en la difusión de que la donación “es un gesto muy preciado a los ojos de Dios”. Terminó su alocución pidiendo a María, madre de la salud, que proteja a todos los que trabajan en este campo en favor de la salud y el bienestar de otras personas.