Skip to main content

“Para que tengan vida”: el escudo episcopal de monseñor Antonio Prieto

Las palabras del capítulo 10 del Evangelio de San Juan, ut vitam habeant, presiden el escudo episcopal de monseñor Antonio Prieto Lucena, obispo electo de Alcalá de Henares, que también ha elegido como signo principal de su emblema el cáliz de San Juan de Ávila, doctor de la Iglesia Universal que vincula a las diócesis de Córdoba y Alcalá de Henares, donde estudió teología el clericus cordubensis. Aparece como motivo central el cáliz con la sagrada Forma como símbolo cristológico y eucarístico por excelencia. Dicho cáliz esta tomado del sello personal del Doctor de la Iglesia y patrono del clero diocesano español S. Juan de Ávila, que estudió en la universidad de Alcalá de Henares y cuyo sepulcro y reliquias de veneran en la ciudad de Montilla de la diócesis de Córdoba, a la que perteneció.

Entrelazados tras el cáliz, figuran  la palma martirial y espada de San Pelagio, en recuerdo a la dedicación que el próximo obispo de Alalá de Henares ha tenido como rector del Seminario Conciliar San Pelagio desde el año 2004 al 2018. Una cimitarra y la palma de la victoria martirial, inspiradas en el sello del Seminario Conciliar de S. Pelagio, escoltan y adornan todo el conjunto. Es, sobre todo, una invitación y deseo del nuevo obispo a vivir el martirio en el testimonio de fe diario y el servicio a los hermanos, “para que tengan vida”, como explica su lema episcopal.

El fondo, de color azul, representa a María Santísima en el misterio dogmático de su Pura y Limpia Concepción, Madre y Modelo perfecto de la Iglesia, que también queda representada en el dogma de su Virginidad perpetua mediante las tres estrellas (Virgen antes, durante y después del parto) que coronan el motivo heráldico.