Skip to main content

“Sin sacerdotes no hay Iglesia, no hay Eucaristía”

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, presidió la Misa Crismal, concelebrada por el Arzobispo de Burgos, monseñor Mario Iceta, y el obispo electo de Alcalá de Henares, monseñor Antonio Prieto

El obispo de Córdoba presidió la Misa Crismal que celebra junto a su presbiterio, en la que consagró el Santo Crisma y bendijo los óleos, una manifestación de comunión de los presbíteros con el Obispo y entre ellos, subrayada por monseñor Demetrio Fernández en su homilía, en la que animó a los sacerdotes a “construir la comunión eclesial en el mismo presbiterio y en las parroquias, para ser un mismo cuerpo”.

Mons. Demetrio Fernández se dirigió a los más de doscientos sacerdotes de la Diócesis cordobesa asegurando que “si queremos que haya más participación de los laicos y vocaciones a la vida consagrada, necesitamos sacerdotes al frente de comunidades que alienten la vida cristiana”. Lo expresó en el contexto de la escasez de sacerdotes que existe en “nuestras latitudes”, una cuestión que  “de interés general y público para toda la Iglesia”. En este sentido, señaló algunas de las causas de este descenso, para asegurar que “la razón profunda de la falta de vocaciones es la falta de fe”.

El prelado resaltó la necesidad de sacerdotes ordenados por el sacramento del orden porque “sin sacerdotes no hay Iglesia, no hay Eucaristía”. La Iglesia está escasa de sacerdotes, -dijo-,  y “solo surgirán las vocaciones en clima de fe, por eso damos gracias a Dios por cada una de las vocaciones”.

Durante esta celebración emitida por TRECE TV desde la Catedral de Córdoba, los sacerdotes hicieron la renovación de las promesas sacerdotales, un acto que representa cada año la consagración a Dios en plenitud y totalidad y supone “cuidar el corazón para estar disponibles siempre”. El Obispo encomendó a los sacerdotes diocesanos de Córdoba no abandonar la tarea de la oración porque un sacerdote “tiene que entrar en el corazón de Cristo, compartir los sentimiento que en estos días se nos ponen de manifiesto esos sentimientos de amor hasta el extremo, de amor hasta la cruz, llenos de sufrimiento si es preciso”.

El Obispo hizo mención al reciente nombramiento del Vicario General de la Diócesis, Antonio Prieto Lucena, como obispo de la Diócesis de Alcalá de Henares por el Papa Francisco y señaló como del presbiterio diocesano han partido los actuales obispos de Burgos, Huelva y Guadix, «un presbiterio que ofrece a la Iglesia Universal sacerdotes llamados al episcopado, una alegría  y también  un reto que nos llama a mayor santidad y fidelidad a la Iglesia».

Misa Crismal

Con el Santo Crisma se ungen los recién bautizados, los confirmados son sellados y las manos de los presbíteros, la cabeza de los obispos y la Iglesia y los altares en su dedicación. Con el óleo de los catecúmenos, estos se preparan y disponen al bautismo y con el óleo de los enfermos reciben el alivio en su debilidad. Cada Martes Santo se congregan los sacerdotes de la diócesis de Córdoba, que recogen en este momento los óleos con los que administrarán los sacramento durante todo el año.