Skip to main content

“Rompiendo Olas” contra un cambio antropológico impuesto

Las Conferencias y mesas redondas se han desarrollado en dos sedes, con la presencia del Vicario General de la Diócesis y obispo electo de Alcalá de Henares y la secretaria General de AcdP . El ciclo es uno de los más antiguos de España y ha contado con la participación de Jaime Mayor Oreja.

El Vicario General de la Diócesis de Córdoba y Obispo electo de Alcalá de Henares, Antonio Prieto Lucena, inauguró en Córdoba las XII Jornadas «Católicos y Vida Pública” que en esta edición ha abordado la comunicación en valores, la educación en libertad o la defensa de una dieta mediterránea, entro otras materias centradas en el hombre de hoy. En su intervención, Antonio Prieto resaltó la importancia de encuentros dedicados al análisis y la reflexión que también están llamados a ser una denuncia ante «la subversión antropológica que se nos quiere imponer» y abogó por obtener de ellas “un mensaje de esperanza”.

Por su parte, la secretaria general de la ACdP, Carmen Fernández de la Cigoña, indicó la necesidad de que los católicos sean «propositivos para ofrecer una alternativa a un mundo que ofrece la nada a la sociedad». En cambio, tanto los católicos como los propagandistas sí tienen una alternativa y «no tenemos que pedir perdón por lo que hemos recibido y queremos proclamarlo y transmitirlo, porque es la mejor propuesta para el hombre». En el mismo sentido, el secretario del centro de la ACdP en Córdoba, Antonio Muñoz, aportó que como respuesta «hay que salir a las periferias de la Iglesia y hay que llegar con nuestro testimonio».

Un programa intenso en dos sedes

Durante los días 12 y 13 de abril, tuvo lugar en Córdoba las décimo segundas jornadas de “Católicos y Vida Pública”, un encuentro que en esta edición incorpora el lema “Rompiendo olas”. Siguiendo la estela del Congreso, durante estos días se realiza un análisis para ofrecer una salida cristiana a una sociedad que, según los responsables del mismo, “se debate entre las incertidumbres que suscitan la subversión antropológica, la pérdida de sentido y el vaciamiento de la vida en aras del hedonismo y consumismo, y la necesidad de referentes que sean capaces de promover un mensaje de confianza y esperanza”.