Skip to main content

Entrevista a Carmelo María Santana

CARMELO MARÍA SANTANA

PÁRROCO DE SAN FRANCISCO DE ASÍS, RUTE

«La saeta es una oración en voz alta»

Enseñar en cuaresma a los niños el significado de una saeta es una iniciativa en apariencia sencilla, convertirlo en un encuentro didáctico donde se relaciona la oración con esta expresión tan arraigada en nuestra tierra, demuestra la creatividad de un sacerdote que valora la importancia de la formación y sabe que educar el sentimiento religioso es una tarea temprana. Hablamos del sacerdote Carmelo Santana, párroco de San Francisco de Asís de Rute.

El colegio San José Fundación Escolapias Montal de Cabra está llevando a cabo esta actividad para acercar a los niños a la oración hecha saeta, ¿cómo surge la idea?

La tutora de infantil junto a su esposo es el matrimonio que me “adoptó” a través de la iniciativa de la Diócesis de Córdoba que implicaba que los matrimonio adoptaran espiritualmente a un sacerdote, desde entonces mantenemos una relación fluida y cercana. La profesora Virginia me pidió letras de saetas, porque sabe que a mí me gusta este estilo del cante de pedagogía netamente religiosa. Comenzó a mandarme vídeos sobre cómo los niños iban declamando las saetas porque tienen pensado para el viernes de Dolores hacer una pequeña procesión en las cercanías del colegio de Asunción y Ángeles declamando esas letras. Entonces, le propuse enseñarles el sentido de la saeta, que es el de llamar la atención y hacer posible que quien escuche un mensaje. Se nos ocurrió hacer una clase didáctica y adaptada a los cinco años apenas han podido vivirla a causa de al saeta, si acaso alguno tiene algún recuerdo es del año pasado.

¿De qué recursos se vale usted para hacerles entender la belleza intangible de una saeta?

Intentando adaptar el mensaje a estos niños de manera didáctica, práctica e incluso haciendo uso de la mímica y del movimiento; explicando por qué e l saetero eleva la voz, mueve las manos e incluso se suele agarrar a un balcón como tomando fuerza para lanzar al aire, explicándoles el significado y el origen de la palabra saeta, y dándoles a conocer por qué se toma esta denominación propia de Andalucía. También les enseñamos que las primeras saetas surgen, según historiadores y flamencólogos, de las sentencias cantadas de los misioneros Franciscano para que personas que no sabían leer pudieran entender el mensaje evangélico. Les enseñamos que la saeta es como un dardo que se lanza al corazón de Cristo o de la Virgen y teniendo en cuenta su edad, no se les puede hablar de las distintas formas de interpretar la saeta como puede ser la cuartelera o la samaritana, cada lugar da su matiz propio, pero en todos lados es un impulso del corazón que quiere hacer partícipe al Señor y a la santísima Virgen y a todos aquellos que participen en la audición del canto junto a estación de penitencia, según lo entendemos en nuestra tierra.

Los chicos recitarán las letras de las saetas el Viernes de Dolores, ¿se preparan con entusiasmo?

No es idóneo alargar más de media hora los ensayos, pero hay alguno que hace una declamación admirable, a otros les cuesta más y había que guiarlos para que lo pudiera decir. También se hizo un recital de saeta corto, de manera que con lo que han aprendido de manera corta en verso lo escuchasen con el tono propio de una saeta por seguidillas o martinetes, en definitiva, lo que ellos se van a encontrar y puedan reconocerlo con notas musicales en la calle.

¿Terminan por entender que la saeta es una oración cantada?

Es una oración en voz alta, como siempre se ha dicho. A los niños les explicamos que los distintos pasos de la Pasión de Cristo expresan un mismo ideal: el exceso de amor de Cristo y la Virgen. Por este ideal es por el que debemos ser corredentores junto a Cristo haciendo realidad lo que dice san Pablo, en un lenguaje coloquial y adecuado para que puedan captarlo y desarrollarlo en su mente.

En sus años de sacerdocio, ¿ha visto crecer el interés de los niños por la religión o es la contrario?

Estoy a punto de cumplir las bodas de plata sacerdotales u reconozco un cambio muy grande en estos años, pero tenemos el privilegio de vivir lo religioso, aun cuando se pretenda reducir a lo cultural, peo está arraigado. Tanto en la Subbética como en la Sierra, las celebraciones de fiestas patronales o marianas están marcadas en el corazón de todos, aunque la respuesta a la vida de fe no sea como quisiéramos. Todas estas fiestas y celebraciones están grabadas a fuego. En mi parroquia, todos los niños saben qué es la Semana Santa, la fiesta u otros santos, aunque no tengan un ambiente propicio en sus casas. Hay que intentar que lo que tienen en semilla en su corazón florezca. Se está perdiendo la figura del abuelo que enseña la fe, son otras generaciones; igual que hay padres que no se ocupan del desarrollo religioso  de los niños. Sin  embargo, hay un trasfondo muy bueno, del que hay que sacar el máximo provecho, teniendo en cuenta de que hablamos del origen catequético de la saeta, hemos de aprovecha esta circunstancia para que a los niños les quede este mensaje.