Skip to main content

La parroquia Jesús Divino Obrero acoge al Cristo de la vida eterna

El obispo de Córdoba bendijo esta imagen, obra del escultor Manuel Martín, el pasado sábado en la parroquia del Cerro

La parroquia Jesús Divino Obrero, ubicada en la barriada del Sector Sur popularmente conocida como “El Cerro”, ha sido la elegida para ubicar al nuevo Cristo de la vida eterna.

Se trata de una obra del escultor cordobés Manuel Martín, cedida a la diócesis de Córdoba y que, a través de la directora del Museo diocesano de Córdoba, Mª José Muñoz, y el párroco, Antonio Murillo, ha sido designada para este templo del Sector Sur.

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, bendijo la imagen el pasado sábado 4 de marzo, elogiando la belleza de la misma durante una celebración eucarística en la que se dieron cita todos los grupos y movimientos que forman parte de la parroquia: Pastoral Gitana, Camino Neocatecumenal, catequistas y miembros de las hermandades y cofradías del Cristo del Amor, entre otros.

El pastor de la Diócesis, en su homilía, puso de manifiesto una confidencia del imaginero respecto a su inspiración para hacer esta imagen. Y es que Manuel Martín le desveló que la realizó al morir su padre y entender que Cristo abrió sus brazos para acogerle, de ahí la representación del Cristo de la vida eterna que ya luce en el arco central de las naves lateral de la parroquia Jesús Divino Obrero.