Skip to main content

Una vela por el hambre y las desigualdades en el mundo

By 11 de noviembre de 2022809

Una vela por el hambre y las desigualdades en el mundo

Unas cincuenta personas, entre colaboradores y voluntarios de Manos Unidas, se congregaron ayer en el Mirador del Patio de San Eulogio para desarrollar un gesto solidario con el título «24 horas para iluminar el mundo» con el que la ong de la Iglesia quiso llamar la atención sobre la necesidad de un mundo fraterno y en paz.

La lectura de un manifiesto y las velas encendidas que portaban los voluntarios junto a su consiliario, el sacerdote Agustín Moreno, compusieron este sencillo acto, un gesto sin aparente importancia pero “sin embargo, nuestra actitud frente a una persona, o nuestra forma de pensar y de sentir, pueden cambiar ante un sencillo gesto de generosidad de amabilidad», comenzaba el manifiesto leído por la presidenta de Manos Unidas en Córdoba, Pepa Iribarnegaray.

A la caída de la tarde, los participantes en este gesto solidario tuvieron presentes a «todos los hombres y mujeres vulnerables y necesitados» y dedicaron a los huérfanos, a los pobres y a los pueblos que han perdido la paz, este acto solidario, mientras el manifiesto resaltaba la importancia de la  «la gente buena, los hijos de la luz» para que sigan trabajando y luchando y  triunfe el bien en este mundo, versaba el manifiesto. Al finalizar el acto, la oración estuvo dedicada a los que sufren la injustica de la guerra. Con estos minutos de oración se invitó a guardar un minuto de silencio, a rezar todos un Padrenuestro para «ser un instrumento de paz y esperanza allí donde estés».