Skip to main content

Picota siempre en el corazón de la diócesis de Córdoba

Los sacerdotes Antonio Reyes y Nicolás Rivero continúan atendiendo a esta región de la selva peruana

Picota sigue estando en el corazón de la diócesis de Córdoba. Allí siguen desempeñando su labor dos sacerdotes cordobeses, Antonio Reyes y Nicolás Rivero, quienes cada día se disponen a visitar a las comunidades de la selva peruana para ayudar a paliar las necesidades y la sed de Dios que existen en ellas.

Durante este mes de noviembre, ambos sacerdotes se encuentran calentando motores para la Misión Picota 2022 y están realizando lo que ellos conocen como “nucleaciones” por los pueblos de la región.

“Como María se levantó y se puso en camino” es el lema que están llevando en esta andadura que ya han podido realizar en Shamboyacu para las comunidades del Ponaza Alto y Valle de Shamboyacu y de Nuevo Loreto y del Valle de Capirona.

Tanto Antonio Reyes como Nicolás Rivero, están trabajando incansablemente para servir a la misión encomendada por el Obispo, monseñor Demetrio Fernández, y han pedido a los fieles de la Diócesis su colaboración para poder seguir realizando proyectos como la casa hogar “Virgen de Araceli” de Picota donde residen más de cuarenta niñas atendidas por las religiosas hermanas Obreras del Sagrado Corazón de Jesús, así como la oración de todos.