Skip to main content

“La sed de Dios atrae a los matrimonio al proyecto Amor Conyugal”

By 14 de julio de 2022796

LA VERDADERA VOCACIÓN MATRIMONIAL

José Luis Gadea y Magüi Gálvez, iniciadores del proyecto hace veinte años, han estado en Córdoba para participar en el primer retiro de matrimonios jóvenes en el que han participado cuarenta parejas. Hemos tenido la oportunidad de hablar con ellos de los nuevos proyectos, entre los que se encuentra la expansión del proyecto al extranjero. El matrimonio malagueño se reunió durante su visita a la Diócesis con el Obispo en el Palacio Episcopal y Rafael y Fátima, impulsores de Amor Conyugal en Córdoba

Termina un nuevo curso ¿Qué balance pueden hacer de las actividades que se han llevado a cabo este año en la Diócesis?

Un balance muy positivo por varios motivos, uno de ellos es que se ha recuperado el ritmo normal que teníamos antes de la pandemia. El año empezó de una manera muy bonita con una peregrinación con D. Demetrio a Fátima en la que participaron ciento cincuenta familias. Fue una experiencia preciosa hacer esta peregrinación con matrimonios y sus hijos. Se han retomado los retiros y los trece grupos que hay en Córdoba. Otra novedad es que el proyecto se está extendiendo a los pueblos y está evolucionando muy bien.

Por otro lado, otra novedad de la que estamos muy contentos es el primer retiro de matrimonios jóvenes que hemos celebrado en Córdoba y en el que han participado cuarenta parejas. Esto supone la buena noticia de que los jóvenes demandan estos retiros y vienen con sus hijos, es bonito que la familia entera pueda participar.

¿Qué nuevos proyectos tiene Amor Conyugal para el curso que viene?

Vamos a salir al extranjero, como proyecto Amor Conyugal vamos a tener el primer retiro en Londres en octubre, y en Argentina tendremos dos, en Buenos Aires y en Mendoza. En Argentina llevan dos años caminando siete grupos.

En Córdoba tenemos previsto seguir impulsando los retiros y queremos multiplicarlos con respecto a los cinco que han tenido lugar este año. La demanda es muy fuerte, los matrimonios lo necesitan y mientras haya demanda tenemos que hacer lo posible por atenderla. Seguramente haremos también el primer retiro de novios en la diócesis de Córdoba, a la vista de lo que el Papa Francisco ha planteado en este itinerario para novios es importante que ellos tengan también sus retiros y vayan cerrando etapas a lo largo de su noviazgo. Desde Amor Conyugal estamos viendo cómo integrar todo este itinerario dentro del proyecto.

¿Cuál creen que es el motivo de este incremento de matrimonios que se une al proyecto Amor Conyugal?

La sed que tenemos todos de Dios, que está escrita en nuestro corazón, atrae a los matrimonios al proyecto, que reconoce el don de Dios. Descubrir la vocación del matrimonial como ese planteamiento hermoso de Dios, es una llamada a algo grande, no quiere que nos conformemos con menos.

En el primer retiro que hicimos de matrimonios jóvenes pasó lo que sabíamos que iba a pasar, participarían hijos de matrimonios que habían hecho el retiro. Lo importante es que esos que hicieron el retiro han empezado a hablar con sus amigos y a invitarlos. Quiere decir que ellos han reconocido un bien, la belleza y grandeza del matrimonio. Al ver la maravilla que Dios pone en nuestras manos y la grandeza del plan de Dios para nosotros han empezado a contagiar a sus amigos y entre ellos se van animando a participar en los retiros y luego empezar con el itinerario de catequesis, que también estamos adaptando a novios y matrimonios jóvenes.

El proyecto Amor Conyugal cumple 20 años ¿qué creéis que ha aportado a los matrimonios que han participado en él en estas dos décadas?

Últimamente estamos viendo los frutos sólidos en testimonios que aseguran haber encontrado “el sentido de mi vida y de mi vocación”. Todo esto está afectando a los hijos de los matrimonios que empezaron a trabajar en el proyecto. Ha habido matrimonios que estaban mal, han empezado el itinerario y les han llegado a llamar del colegio para ver qué estaban haciendo con sus hijos. La realidad es que con sus hijos no estaban haciendo nada, lo estaban haciendo entre ellos, por lo que es impactante ver la influencia tan enorme que tiene la relación entre los padres, que realmente es la potencia del sacramento del matrimonio la que afecta a los hijos y también a los matrimonios.

¿Coinciden los frutos que esperaban en 2002 con los que está habiendo con el proyecto?

Nunca esperábamos nada. El primero retiro lo hicimos pensando en tener un compendio de todo lo que habíamos recorrido con los grupos que había en Málaga. El primer retiro se llenó y se fue expandiendo pero no teníamos expectativas de nada, era mucho más sencillo.

De 2002 a 2016, que fue el primer retiro, lo primero fue nuestro propio matrimonio, empezar un camino de espiritualidad, a formarnos sobre el matrimonio, conocer las catequesis de San Juan Pablo II, vivirlas nosotros y empezar a ver qué consecuencias traía eso en nuestra vida. Cuando empezamos a hablarle a otros matrimonios de los frutos que estaba dando en nuestro propio matrimonio empezó a interesarle. Empezaron a surgir grupos espontáneamente.

En aquel primero retiro, que fue la explosión, participaron varios matrimonios de Madrid, uno de Córdoba, Rafa y Fátima, que son los primeros de la Diócesis que empezaron este proyecto.

¿Cómo surgió la idea de expandir el proyecto a nivel internacional?

La primera vez que nos reunimos con el grupo de Argentina por videoconferencia le preguntamos que cómo se habían enterado del proyecto y nos contaron que habían visto un testimonio nuestro en un video en YouTube y también les había llegado a varios matrimonios por sitios diferentes. Desde hace dos años participan del itinerario de manera fiel, siguen las catequesis y están en la formación de tutores. Tienen ya siete grupos funcionando y hemos considerado oportuno ir allí para hacer el primer retiro porque hasta ahora han sido tutelados desde España de manera online. No obstante, antes de que vayamos ya han estado aquí cinco matrimonios haciendo el retiro con la intención de que cuando nosotros vayamos puedan ayudarnos como matrimonios custodios.