Skip to main content

Una experiencia de comunión junto al Papa Francisco

By 21 de enero de 2022772

Mons. Demetrio Fernández junto a los obispos españoles de las provincias eclesiásticas de Granada, Sevilla y Mérida-Badajoz han viajado a Roma para la visita “Ad Limina apostolorum”, del 17 al 22 de enero de 2022. El Obispo ha calificado este encuentro como un momento fuerte de comunión

La visita “Ad Limina” de las provincias eclesiásticas de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz comenzó el lunes, 17 de enero, con la celebración de la misa en la Basílica Papal de San Pedro, presidida por el arzobispo de Granada, monseñor Francisco Javier Martínez. Se abrió así este viaje quinquenal a “los umbrales de los apóstoles” para rendir cuentas del estado de nuestra diócesis y orar ante los sepulcros de los apóstoles Pedro y Pablo.

El Código de Derecho canónico establece que cada cinco años, el Obispo diocesano debe presentar al Romano pontífice una relación sobre la situación de su diócesis, y así lo hicieron del 17 al 22 de enero los obispos españoles de las provincias eclesiásticas de Granada, Sevilla y Mérida-Badajoz.

La visita ha sido “un momento fuerte de comunión eclesial entre la diócesis de Córdoba con su Obispo y el Papa de Roma, Obispo de la Iglesia Universal”, aseguró el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, convencido de que las orientaciones y propuestas de este encuentro servirán para mantener la comunión eclesial y vivir en esa comunión en el seno de la Iglesia católica. “Es bonito vivir en la Iglesia la comunión eclesial, donde las riquezas de cada uno se integran en la unidad y en la comunión bajo la acción del Espíritu Santo”, ponía de manifiesto el Obispo.

A lo largo de esta semana, los obispos han celebrado la eucaristía en las cuatro basílicas romanas: San Pedro, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros. Además, han mantenido reuniones en los diferentes dicasterios de la Curia romana como son los Obispos, la Doctrina de la Fe, Clero, Institutos de Vida Consagrada, Educación Católica, Culto Divino, Laicos, Nueva Evangelización, Familia y Vida, Promoción para el Desarrollo Humano Integral, Comunicación y la Secretaría de Estado. La visita Ad Limina ha comprendido también la peregrinación a las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo como expresión de comunión eclesial. El momento culmen ha sido el encuentro con el Santo Padre celebrado este viernes donde los obispos han podido informar sobre la situación de la Iglesia en la propia diócesis que cada uno tiene encomendada.

La última visita Ad limina de los obispos españoles fue en 2014, durante el primer año de pontificado del papa Francisco.

Unas jornadas “interesantes y provechosas”

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, valoró la jornada inaugural  como » interesante y provechosa «, con un desarrollo intenso que comenzó con la celebración de la eucaristía en la Basílica Papal de San Pedro y siguió con la reunión en el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, en la que tuvo la oportunidad de agradecer  a su presidente que el Motu Proprio del Papa sobre el ministerio del catequista esté fechado el día 10 de mayo para proponer a San Juan de Ávila como modelo de catequista. En este encuentro se trató además de los misioneros de la misericordia y las preparaciones del jubileo del año 2025 con el título «Peregrinos de la Esperanza».

En la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, el obispo de Córdoba, a los de las provincias eclesiásticas de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz, durante el diálogo surgieron cuestiones actuales como el estado de los monasterios de clausura y su patrimonio. Además, se abordó en esta sesión de trabajo aspectos de la las fundaciones de enseñanza y la identidad de la educación cristiana.

Por último, los prelados significaron algunos aspectos  de la mutua relación entre obispos y religiosos. Para la Congregación para la Doctrina de la fe se reservó el tratamiento de la situación «generalizada» de un ambiente social que «obstaculiza la fe» y aspectos de la antropología cristiana. En este encuentro se observaron documentos que «brindan un mejor hacer en nuestra tarea como Obispos de una Iglesia concreta en comunión con la Iglesia Universal», detalló el obispo de Córdoba.  Para concluir, la reunión en la Congregación para el Servicio del Desarrollo Humano Integral resultó «muy interesante» en cuanto a la nueva perspectiva del Papa Francisco sobre los modos de integración de personas migrantes, desplazados o víctimas de trata.

“Una comunión real con el Papa”

La celebración de la eucaristía en la Basílica Pontificia de San Juan de Letrán dio comienzo a la segunda jornada de la visita Ad Limina, una celebración que como calificó el Obispo “expresa una comunión real con el Papa Francisco”, al ser esta la Catedral del Pontífice. “Hemos pedido por sus intenciones y hemos podido concelebrar la misa los Obispos y varios presbíteros, además de asistir un grupo de peregrinos de Sevilla”, afirmó.

Después de la misa, los prelados se reunieron en la Congregación para los obispos y para el Culto Divino. Esta Congregación, para los Obispos reviste especial importancia porque con ella es con la que los prelados tienen especial relación para muchos asuntos de las Diócesis. El arzobispo de Granada, monseñor Javier Martínez, presentó a todos los Obispos ante los miembros de la Congregación e hizo el perfil de lo que están haciendo cada uno de ellos en sus respectivas diócesis. “Hemos tratado temas muy interesantes desde la perspectiva de la Iglesia universal y nos han felicitado por el tema de la piedad popular que tanto se cultiva”, indicó monseñor Demetrio Fernández.

En la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, “hemos tratado los asuntos de liturgia, hablando de la normalidad con la que se suele celebrar la eucaristía y sacramentos que se celebran en nuestra diócesis y hemos escuchado las indicaciones que la Congregación nos ha querido dar sobre las celebraciones, las catequesis, la liturgia, el acceso a los sacramentos, etc.”, explicó el Obispo.

Asimismo, el pastor de la diócesis de Córdoba acudió a una reunión en la Congregación para las Causas de los Santos de la que forma parte, con el fin de participar en los pasos previos al Doctorado de San Ireneo, el cual decidirá el Santo Padre cuándo y cómo será.

Finalmente, en la reunión con la Secretaria del Sínodo de los Obispos, el pastor de la diócesis de Córdoba explicó la convocatoria de la Diócesis prevista para el 26 de marzo, “un gran encuentro sinodal que será como la puesta en escena de la Iglesia diocesana, de su belleza, de su riqueza, también de los caminos a seguir en el futuro teniendo como pauta de referencia el Congreso “Pueblo de Dios en salida” que tuvimos en febrero de 2020 en Madrid, donde hubo una gran participación de fieles laicos”. “A partir de esos cuatro itinerarios de primer anuncio, de acompañamiento, formación y presencia en la vida pública, entendemos en Córdoba esta sinodalidad para que todos participemos en el proceso de la Iglesia, en el anuncio del Evangelio, en la formación y en todos los aspectos misioneros que la Iglesia tiene como reto hoy día”, expresó el Obispo.

Más cerca del Papa

Tras la primera y segunda jornada de la Visita Ad Limina, se llevó a cabo el tercer día del encuentro quinquenal que comenzó con la celebración de la santa misa en la Basílica de Santa María la Mayor presidida por el arzobispo de Mérida-Badajoz, monseñor Celso Morga.

Los Obispos de las provincias eclesiásticas de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz  desarrollaron en este día hasta dos reuniones. Por un lado, durante la mañana se concentraron en la Congregación para el Clero, y por la tarde, en el Dicasterio para la Comunicación.